Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los vehículos conectados demandan más capacidad de almacenamiento

  • Noticias y Actualidad

coche del futuro-negativa

El transporte personal está evolucionando con la introducción de tecnologías digitales, que han dado lugar al concepto de coche conectado. Pero esto está teniendo efectos paralelos importantes, ya que estos coches generan gran cantidad de información, un volumen que en los próximos años seguirá creciendo, exigiendo a la industria más y más capacidad de almacenamiento.

Los vehículos conectados no son exactamente una novedad, ya que desde hace tiempo existen coches con aplicaciones y capacidades digitales, con las que se ha querido ampliar la interactividad con los smartphones y las funciones de reproducción multimedia, por ejemplo. Pero los nuevos vehículos están incorporando más capacidades digitales por sí solos, como la conectividad inalámbrica, cámaras y muchos más sensores para monitorizar el entorno, la conducción y el funcionamiento del vehículo.

Esto supone un aumento importante de los datos que genera cada coche, y que deben ir a alguna parte. Porque, aunque los propios coches pueden guardar parte de los datos, el futuro es claramente que estos suban a la nube, algo en lo que la industria del automóvil está trabajando intensamente. El objetivo es que cada coche pueda manejar cierta cantidad de información por sí mismo, pero que vaya enviándola periódicamente a la nube del fabricante, o a una plataforma multimarca, que se encarga de usar estos datos para mejorar los servicios al conductor.

Y, en un futuro, esto sentará las bases de la conducción autónoma, ya que todos los datos sobre la circulación y el comportamiento de los vehículos en cada situación posible mejorará el funcionamiento de los coches sin conductor. Esto se traduce en un volumen de datos que en los próximos años va a crecer de forma incesante, exigiendo más y más capacidad en las plataformas digitales para vehículos conectados, ya sean de los fabricantes o de otros proveedores.

Para que todo esto progrese adecuadamente es imprescindible comprender los requisitos de cara al futuro de los coches conectados, algo en lo que está trabajando el Automotive Edge Computing Consortium (AECC). Su objetivo es ayudar a los diferentes actores de la industria a entender cómo deben evolucionar en el futuro sus estrategias sobre los coches conectados, y qué requisitos impondrán estas tecnologías de cara a la computación perimetral. Porque ya existe un consenso casi total en la industria sobre lo vital que será el Edge Computing para el futuro de los vehículos conectados y autónomos.

Para los expertos está bastante claro que es fundamental que los coches tengan una gran autonomía a la hora de generar, procesar y almacenar datos, pero periódicamente deberán volcarlos en centros de datos para aligerar la carga y seguir funcionando sin sufrir una saturación por exceso de información. Y, para que esto pueda hacerse de forma rápida y efectiva, se recurrirá a centros de datos perimetrales repartidos por toda la geografía. Además, esta red de centros de datos Edge permitirá procesar la información de forma más amplia, nutriéndose de la experiencia acumulada por numerosos coches, que servirá para dar vida a una nueva generación de servicios al conductor.

Según dijo el miembro de la junta de AECC, Vish Nandlall “los coches autónomos son uno de los principales mercados para la computación en el borde”. En su opinión, el volumen de datos automotrices llevará a superar los límites actuales, alcanzando niveles de exaescala. Añadió que “realmente estamos comenzando a desafiar los límites de las tecnologías en la nube que hemos estado utilizando. Es un desafío para la infraestructura y las comunidades en la nube, y un desafío para la comunidad automotriz”.

Además, afirmó que para el año 2028 existirá un único proveedor capaz de operar a la escala necesaria para la industria, aunque esto quizá sea algo aventurado, ya que existen muchas compañías e intereses alrededor de la conducción conectada y autónoma, tanto a nivel de telecomunicaciones como de infraestructuras TI y proveedores de servicios digitales. Lo que sí está bastante claro es que esta industria tendrá un papelcada vez más importante en el mercado de almacenamiento, algo que se pdrá ver en la próxima década.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.