Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

¿Hace falta la computación Edge para manejar los datos de los coches autónomos?

  • Noticias y Actualidad

Fortinet seguridad coche conectado

Esta cuestión está en boca de ciertos expertos, como el ex jefe de computación de la empresa Uber, que pone en duda la necesidad de este tipo de TI perimetral para administrar los datos de los futuros vehículos autónomos. En su opinión, los propios coches serán los que procesarán la mayor parte de la información, transmitiendo sólo una pequeña parte, por lo que no haría falta una vasta red de TI distribuida.

Los futuros vehículos autónomos van a generar ingentes cantidades de datos que deben ser recogidos y analizados en tiempo cuasi-real para que los sistemas automáticos puedan gobernar la conducción con una precisión y seguridad garantizadas. Según algunas estimaciones, cada vehículo podría generar unos 4 Terabytes por hora, lo que supone una ingente cantidad de información, que hasta ahora se decía que sería transmitida a centros de datos para su procesamiento y para gestionar los servicios de conducción automatizados.

Desde hace tiempo, los expertos han afirmado que la mejor forma de construir las infraestructuras de datos que soportarían estas grandes cargas de trabajo ofreciendo la máxima velocidad y la mínima latencia pasaba por crear una red de centros de datos perimetrales (Edge) que se encontrasen repartidos por la red de carreteras. Pero esto parece casi demasiado ambicioso, y ciertos expertos en el tema afirman que este no es necesariamente el camino a seguir.

Por ejemplo, Dean Nelson, el ex jefe de computación de la empresa Uber, que ha estado años trabajando en el desarrollo de las infraestructuras que podrían gobernar la conducción autónoma, desde el punto de vista del modelo de transporte de esta compañía, afirma que el Edge computing no tiene por qué ser imprescindible, al menos en semejante escala.

Tras abandonar recientemente la compañía, ha comentado que anteriormente el coincidía con la opinión generalizada de que la computación perimetral y las uevas redes inalámbricas de alta velocidad eran la mejor forma de construir la red de conducción automatizada, pero en los dos últimos años ha cambiado de opinión. Como dio recientemente, en un evento de DataCentreDynamics en San Francisco, tras años de trabajar en este tema, opina que los operadores como Uber no necesitan recopilar y almacenar toda la información que generarán los vehículos autónomos.

Esto se debe a que estos datos son en su mayoría información de los sensores, que deberían ser procesados por la tecnología integrada en el propio vehículo, y el resultado de este procesamiento será la información verdaderamente relevante, que será mucho menos que la estimación de 4 Tb por hora, y que no tendrá que ser enviada con tanta celeridad a los centros de datos encargados de gobernar la conducción autónoma.

Esta opinión choca de frente con la de muchos otros expertos en el tema, sobre todo la de las empresas que han volcado muchos recursos en desarrollar la infraestructura TI y el software que quieren vender como las mejores soluciones para construir el futuro sistema de conducción autónoma. Para ellos es fundamental que una red de centros de datos perimetrales actúe como copiloto de estos vehículos, siendo en gran parte responsables de garantizar la seguridad. Y, para ello, deberán capturar la mayor parte de la información generada por los coches para convertirla en órdenes para manejar el tráfico de forma segura y eficiente.

Por ahora, la polémica está servida, y mientras tanto las empresas implicadas en el desarrollo de los coches autónomos están lanzando propuestas muy variadas para construir la infraestructura que sostendrá este gran avance en el transporte público, privado y de mercancías. Aquí entran en juego tanto los proveedores de TI como de telecomunicaciones, software y servicios digitales, así como los fabricantes de la propia tecnología que integrarán los futuros coches autónomos. En los próximos años esta controversia irá en aumento, a medida que los muchos actores implicados en este futuro mercado traten de imponer su visión de cómo se manejarán los ingentes datos que generarán estos vehículos, y toda la infraestructura tecnológica que habrá detrás.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.