Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Se ralentiza la transición a unidades SSD PCI Express de cara a final de año

  • Noticias y Actualidad

Intel optane ssd

Las anteriores previsiones eran que para principios o mediados de 2020 los grandes hiperescaladores iban a acelerar la transición a las nuevas plataformas de almacenamiento basadas en unidades SSD PCI Express de alta capacidad. Pero los analistas de TrendFocus han constatado que este proceso va a desarrollarse algo más lento de lo esperado, no tanto en la adopción del nuevo estándar como en la compra de discos duros de más capacidad, algo que se llevará a cabo con más calma.

En el mercado de almacenamiento de datos tiene una gran influencia los operadores de centros de datos hiperescala, como son Google, Facebook, Apple o Amazon, entre otras, y su apuesta po0r las nuevas tecnologías es crucial para su avance en otros ámbitos. Porque estas compañías realizan pedidos de gran envergadura, que tienen efectos en toda la cadena de suministro, tanto en los flujos de producción como en los cambios de precio dentro de las diferentes etapas del mercado.

Durante este se ha producido el lanzamiento de las primeras plataformas verdaderamente solventes de almacenamiento de estado sólido con interfaces basadas en el bus PCI Express, algo que supone un salto cualitativo importante en términos de rendimiento en el trabajo con datos. Pero de cómo se adopten estas tecnologías entre los grandes hiperescaladores depende en gran medida el desarrollo de su mercado general, y las ventas actuales parecen estar algo por debajo de las anteriores expectativas de los analistas.

Por ejemplo de los expertos de TrendFocus, que en un reciente viaje por los países productores de estas tecnologías han constatado que los pedidos de los grandes hiperescaladores, pensados para su implementación a lo largo de la primera mitad del año que viene, se han ralentizado. No se trata de que no vayan a apostar por el almacenamiento NVME PCI Express, sino que no van a acelerar tanto como se preveía la compra de los nuevos modelos de disco duro SSD PCIe de mayor capacidad.

En su lugar, muchos de los pedidos esperados no serán de estas nuevas unidades, sino de modelos anteriores con la misma capacidad y de nuevos modelos, pero también de capacidades medias. Esto, por otro lado, va a tener un impacto positivo en el mercado de discos duros SSD SATA, que no se enfrentarán a la importante caída de demanda que se preveía inicialmente para esta tecnología. El principal motivo de esta aparente cautela por parte de los grandes clientes puede ser, según los expertos, que existen ciertos desafíos difíciles de abordar con rapidez en cuanto a la transición de interfaces SATA a interfaces PCIe, que de momento están teniendo más peso que las ventajas del cambio.

Aunque se prevé que sí aumente significativamente la adopción de las nuevas plataformas PCIe de alta capacidad para aplicaciones de uso intensivo de datos, donde esta tecnología ha demostrado ser clave para elevar el rendimiento de la computación más exigente, por ejemplo en el trabajo con big data, analítica de datos en tiempo real y diferentes ramas de la inteligencia artificial. Y precisamente los grandes operadores hiperescala están muy implicados en la adopción de estas tecnologías para ofrecer a sus clientes toda una gama de servicios de nueva generación.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.