Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Transición de los centros de datos hacia el almacenamiento NVMe

  • Noticias y Actualidad

HPE datacenter

Los discos duros de estado sólido quieren sustituir a los tradicionales HDD en el entorno de los centros de datos, especialmente en las aplicaciones que exigen más rendimiento en el acceso a la información. Pero este cambio afectará a diferentes niveles dentro de la industria, introduciendo más cambios en las tecnologías de computación y de redes.

Con la llegada del protocolo e interfaz NVMe (Non-Volatile Memory Express) los centros de datos se preparan para adoptar nuevas tecnologías que revolucionarán la industria. Aunque esto no significa que los HDD vayan a desaparecer, ni mucho menos, ya que el almacenamiento de propósito general y el archivo de datos a largo plazo todavía se basan en los medios magnéticos, y probablemente seguirán haciéndolo en la próxima década. Porque esta tecnología es más barata que la de estado sólido, y la industria está incrementando la capacidad de los discos HDD para que siga siendo así.

Pero los SSD han encontrado una nueva tecnología que impulsará su adopción para muchas aplicaciones de almacenamiento, y es el protocolo e interfaz NVMe. Este permite conectar los SSD al procesador a través del bus PCI Express de la placa base, eliminando los muchos pasos intermedios que suponían otras interfaces como SATA o SAS. Esto ha modificado los requisitos de los servidores de computación y de almacenamiento empleados por las empresas y los operadores de centros de datos, muy especialmente aquellos dedicados a aplicaciones de alto consumo de datos, como el aprendizaje automático, la analítica en tiempo real, el big data, el procesamiento de lenguaje natural y otras tecnologías de nueva generación.

Pero los cambios no se han quedado aquí, ya que la industria ha trasladado las capacidades del protocolo NVMe a los tejidos de red del centro de datos, mediante el estándar NVMe-oF (NVMe-over Fabrics). Esta tecnología, con sus últimas evoluciones, permite que las plataformas de almacenamiento All Flash con NVMe sean accesibles a través de un canal directo desde cualquier plataforma de computación del centro de datos, casi como si ese almacenamiento SSD estuviese en su interior, conectado directamente a sus procesadores.

Este gran avance está transformando la arquitectura de almacenamiento en red dentro de los centros de datos y en las infraestructuras on-premise de las organizaciones. De hecho, una buena parte de las empresas que actualizan su TI siguiendo el concepto de infraestructura híbrida (local y en la nube), están recurriendo a sistemas que ya integran NVMe para el almacenamiento principal y secundario, y cada vez más a adaptadores y conmutadores de red que permiten usar el protocolo NVMe (ya sea mediante ethernet, fibre channel, etc.).

Aunque este avance es muy atractivo, la transición se está llevando a cabo de forma muy gradual, y los expertos no esperan que se eliminen las viejas infraestructuras de almacenamiento y de redes a corto plazo, sino que será a lo largo de la próxima década cuando se vayan sustituyendo por nuevos sistemas NVMe. Lo positivo de este protocolo y de la tecnología que tiene asociada es que todavía tiene mucho margen de mejora, por lo que seguramente se cumplan las previsiones de que se convertirá en el estándar de almacenamiento y de las redes de almacenamiento en el futuro.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.