Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las memorias emergentes buscan hueco en la infraestructura HCI

  • Noticias y Actualidad

hiperconvergencia1

El mercado de infraestructura hiperconvergente ha ido creciendo impulsado por las nuevas modalidades de TI que adoptan las empresas, en las que las características de desagregación de HCI se han vuelto muy importantes. Y algunos de los segmentos de clientes más importantes optan por estos productos para sus aplicaciones de alto consumo de datos, lo que a su vez está impulsando las ventas de nuevos formatos de memoria de trabajo y almacenamiento.

La memoria 3D Xpoint, representada principalmente por los productos Intel Optane, se considera como uno de los primeros formatos de Memoria de Clase de Almacenamiento (SCM), un grupo de tecnologías que pretenden ofrecer un rendimiento superior al de NAND flash, con un coste mucho menor que el de la memoria DRAM, pero que a su vez pueden actuar como tal, sirviendo tanto para el almacenamiento de datos como para ser la memoria de trabajo del sistema.

Sus ventajas abarcan los dos ámbitos ya que, en cuanto al almacenamiento, estos chips son considerablemente más rápidos y potencialmente más duraderos que la memoria 3D NAND más rápida de la actualidad, eso sí, con un precio superior. En cuanto a su función como sustituto de la DRAM, a pesar de que no es tan rápida como este tipo de memoria, al ser de carácter no volátil ofrece potencialmente menos posibilidades de fallo por un suministro deficiente de energía. Y, además, no se ve sometida a las limitaciones de capacidad máxima que imponen los procesadores y placas base para la memoria DRAM, algo fundamental para la computación de alto rendimiento, la IA o la analítica en tiempo real.

Todas estas ventajas interesan cada vez más a la industria y los clientes de infraestructuras TI de categoría empresarial. Comenzó como una opción cara pero útil para las plataformas de alto rendimiento, pero se ha ido extendiendo a otros ámbitos, como es la infraestructura hiperconvergente. Este tipo de máquinas permite desagregar la computación del almacenamiento y proporciona capacidades de virtualización avanzadas, y es justo en este punto donde las memorias como Intel Optane quieren irrumpir con fuerza.

Porque, gracias a su especial enfoque de alto rendimiento para la virtualización, se está viendo que es una solución muy válida para elevar las capacidades de gestión de máquinas virtuales en las plataformas HCI. Además, gracias a que las infraestructuras HCI pueden escalarse por separado, la inversión en incrementar la capacidad de memoria, tanto de trabajo como de almacenamiento, se puede medir con precisión, sin caer en un sobreaprovisionamiento excesivo y costoso.

Esto está ayudando a impulsar el uso de las plataformas HCI para cargas de trabajo anteriormente vinculadas a grandes clústeres de computación, como es el aprendizaje automático, la analítica avanzada en tiempo real o la administración de grandes bases de datos, entre otras aplicaciones de gran consumo de datos. Combinando las capacidades como memoria de trabajo con el elevado rendimiento en tareas de almacenamiento y la rápida conectividad a través de estándares como NVMe-oF, las memorias de clase de almacenamiento como Intel Optane están encontrando un importante camino parta su expansión, algo que seguirá viéndose en los próximos años.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.