Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La escasez de CPU afectará a la adopción de discos SSD en 2020

  • Noticias y Actualidad

Intel SSD 3D NAND

Determinadas voces de la industria apuntan a que el año que viene se producirá otra etapa de escasez de CPU de Intel en el mercado empresarial, a pesar de los nuevos lanzamientos. Y esto tendría un impacto negativo en la adopción general del almacenamiento de estado sólido, lo que podría socavar la demanda de SSD para ordenadores y servidores.

La competencia en el mercado de procesadores de consumo y profesionales está incrementándose, y el fabricante Intel ha apostado fuerte para seguir siendo el principal proveedor del mercado con el lanzamiento de nuevos modelos de chips a finales de este año. En sus nuevas propuestas hay procesadores para ordenadores personales y también para servidores y equipamiento del máximo nivel, pero cada vez más voces opinan que esto no acabará completamente con la escasez que ha vivido hasta hace poco el mercado.

De hecho, numerosos expertos opinan que en 2020 se vivirá otra etapa de escasez de procesadores, tanto en el mercado de PC como en el de ordenadores profesionales y servidores, que tendrá repercusiones en otros mercados asociados, como es el de almacenamiento SSD. A pesar de que se está incrementando la adopción de esta tecnología para sustituir a los HDD como unidades de almacenamiento principal en portátiles, sobremesa y servidores, si se reduce la oferta de nuevos procesadores en los próximos meses, también se rebajarían las previsiones de ventas de SSD.

Actualmente, se calcula que la penetración de SSD en el mercado de PC se encuentra entre el 55% y el 60% (datos de la segunda mitad de 2019), pero ante la posible falta de procesadores las ventas de SSD podrían descender con respecto a las anteriores previsiones. Aunque parte de la responsabilidad será del crecimiento de las ventas de equipos desde octubre, que podría continuar hasta fin de año.

En cualquier caso, los expertos afirman que habrá que esperar al desempeño del proveedor en los próximos meses, ya que si decide incrementar la producción la situación podría ser diferente. Todo depende de si decide apostar por un incremento en su oferta, siguiendo la corriente de renovación de equipos ante el fin del soporte para Windows 7, que llevará a muchas empresas y consumidores a sustituir sus viejos equipos por otros nuevos, especialmente aquellos más antiguos, que no admiten Windows 10 por incompatibilidades de hardware.

Por otra parte, la adopción de SSD en entornos profesionales depende menos de este factor, y en el caso de los servidores el problema estaría en la renovación de equipos como los servidores, por la introducción de nuevas tecnologías que exigen más capacidad de cálculo, como la inteligencia artificial, el big data, Internet of Things y otras tendencias emergentes.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.