Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El proyecto Smart City de Toronto incluye reutilizar el calor de su centro de datos

  • Noticias y Actualidad

Sidewalk_Labs_Toronto

Esta polémica iniciativa, que pretende convertir a la mayor urbe canadiense en una ciudad inteligente, ya ha despertado muchas voces en contra por cuestiones como la pérdida de privacidad. Pero sus impulsores quitan importancia a esta cuestión, y resaltan el plan para la reutilización del calor residual de diferentes infraestructuras, entre ellas un centro de datos que ya existe en las inmediaciones de la ciudad.

El concepto de ciudad inteligente es muy similar en casi todas partes del mundo, pero hay enormes diferencias en lo que respecta el tratamiento de los datos que generan las personas. Por ejemplo, mientras que en Europa las leyes protegen con firmeza los derechos de privacidad de los ciudadanos, en gran parte de Norteamérica las autoridades son más laxas, y permiten a empresas privadas utilizar los datos personales de las personas para todo tipo de fines comerciales, de forma muy opaca para los ciudadanos.

Esto cobra dimensiones muy importantes en el caso de las ciudades inteligentes, donde se pueden monitorizar muchos aspectos de las costumbres de las personas. Esto es algo que ha despertado mucha susceptibilidad entre la población de Toronto, a raíz del proyecto de Sidewalk Labs que pretende convertir a esta gran ciudad canadiense en Smart City. Su idea es crear “un vecindario construido a partir de internet”, una definición que se ha granjeado la oposición local y fuertes críticas por parte de los medios de comunicación locales, que están muy preocupados por el uso que se hará de los activos públicos y por el posible uso indebido de los datos personales.

A su vez, la empresa responsable de esta iniciativa, cuya aprobación se votará entre finales de este año y principios de 2020, aduce que sus planes serán muy beneficiosos para la ciudad. En su opinión, además de las ventajas que ofrecerá las tecnologías Smart City para mejorar la gestión municipal, propone una nueva infraestructura energética basada en tres tipos de fuentes de energía limpia. Estas son el calor residual de los edificios, el calor geotérmico del lugar y un sistema de recuperación de calor de las aguas residuales de la ciudad.

En palabras de los impulsores de este proyecto, “El sistema también se diseñaría para aceptar el calor de desechos industriales fuera del sitio (como el calor rechazado por los centros de datos, la fabricación local y las plantas de generación de energía) para ayudar a reducir los costos”. Añadieron que “Sidewalk Labs ha iniciado exploraciones para acceder al calor residual de un centro de datos cerca de Quayside, donde los servidores de computadoras generan un calor considerable durante todo el año”.

Esto pone las miras en un centro de datos perteneciente a Equinix que se encuentra a las afueras del área de Quayside. Esta instalación de cinco pisos tiene un área de 236.000 pies cuadrados, con una capacidad de potencia máxima de 16 Megavatios y una clasificación energética de PUE entre 1,2 y 1,3.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.