Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Predicciones del centro de datos para 2019

  • Noticias y Actualidad

centro de datos

El entorno del centro de datos está evolucionando con nuevas tecnologías de almacenamiento, procesamiento y redes de datos, que han dado importantes saltos a lo largo de 2018. De cara a este año, los expertos prevén que ciertas tecnologías irrumpirán en estas infraestructuras y, en mayor o menor medida, impulsarán cambios que reconfigurarán el sector datacenter.

Las organizaciones se mueven hacia la nube, pero también hacia nuevos modelos de infraestructura híbrida y distribuida, que están reconfigurando el panorama TI en las empresas, y también en los operadores de centros de datos. Numerosas tendencias tecnológicas están convergiendo en el entorno datacenter, diversificando los caminos hacia modelos más variados, donde los principales protagonistas de la escena cloud serán los grandes proveedores hiperescala. Estos operadores, como Google, AWS, Microsoft e, incluso, Alibaba Cloud, acapararán la mayor parte del almacenamiento y los servicios en la nube pública, pero se apoyarán en la infraestructura de proveedores de colocación y en las redes de iterconexión.

En lo que se refiere a la parte más puramente tecnológica, hay determinadas tendencias que marcarán la evolución del centro de datos en términos generales. Por un lado, las infraestructuras convergentes e hiperconvergentes van ganando poco a poco su espacio dentro de los datacenter de las empresas y de los proveedores cloud, enfocando su uso hacia determinadas cargas de trabajo como las aplicaciones en la nube. Por otro, las nuevas plataformas de almacenamiento All Flash están ganando terreno para suplir las necesidades de las cargas de trabajo más exigentes, como la analítica avanzada, la inteligencia artificial o el machine learning, que se aplican cada vez más a los servicios en la nube y a las aplicaciones locales en las organizaciones.

Además, las nuevas redes de comunicaciones 5G también van a comenzar a impactar en los centros de datos, aunque con una velocidad más lenta de lo vaticinado anteriormente. Sí es cierto que los despliegues 5G comenzarán este año para dar servicio a los consumidores y las empresas, pero será en los entornos de la industria conectada donde probablemente más impactarán las redes 5G. A medida que se adopten tecnologías IoT en las fábricas, la infraestructura de comunicaciones de los centros de datos ubicados en las instalaciones irá evolucionando para acomodarse a este nuevo ecosistema. Pero los expertos opinan que durante 2019 no se verá un gran impacto en el sector, pero sí crecerán las inversiones de la industria para preparar su infraestructura de cara a la implantación de 5G. Y algo similar ocurrirá en otros ámbitos, como determinadas áreas de la administración y los servicios públicos, que también recurrirán en el futuro a las tecnologías de Internet of Things, que dependerán de las comunicaciones 5G.

En el entorno empresarial en su conjunto, los nuevos enfoques de infraestructura de nube híbrida y multicloud reconfigurarán el centro de datos on-premise que, lejos de desaparecer para migrar completamente a la nube, se transformará para alojar en local los datos y las cargas de trabajo más importantes. En este camino proliferará la adopción de nuevas tecnologías de procesamiento y almacenamiento de datos, abandonando los viejos modelos de infraestructura para mejorar la latencia en el acceso a los datos y en la entrega de servicios y aplicaciones empresariales. Todo ello de forma coordinada con el almacenamiento y los servicios ubicados en múltiples nubes, que requerirán mejoras en las redes de comunicaciones. Esto se dará en ambos lados de la cadena, lo que ya está impulsando el mercado de dispositivos y nuevos tejidos de red para los centros de datos, que están evolucionando hacia los nuevos estándares 25GE, 100GE e, incluso, 200GE.

La digitalización del puesto de trabajo, de la industria y la proliferación de dispositivos, vehículos y ciudades conectadas, junto con el próximo despliegue de las redes 5G va a fomentar la expansión del concepto de Edge computing, que lleva la captación, almacenamiento y procesamiento de información más cerca de donde se generan los datos y donde se encuentra el usuario final. Esto supone una gran revolución en el sector datacenter, que está encaminándose hacia una diversificación en la que convivirán los centros de datos hiperescala con los servicios de colocación y los nuevos centros de datos periféricos. Estos, a su vez, fomentarán el uso de nuevas tecnologías de computación, redes, almacenamiento, refrigeración y alimentación de tamaño reducido y gran rendimiento. Las tecnologías clave para el éxito de estos micro centros de datos son los procesadores de nueva generación, el almacenamiento All Flash NVMe, las redes cableadas e inalámbricas de alta velocidad y los sistemas de refrigeración líquida, que permitirán alcanzar las cotas de rendimiento que exigen muchos de los casos de usos de la computación en el borde.

Otras tendencias tecnológicas que irán incrementando su impacto en el sector datacenter son blockchain y la inteligencia artificial aplicada a la gestión de las instalaciones. Los expertos opinan que las cadenas de bloques irán ganando terreno en determinados sectores como el de las fianzas, introduciendo cambios en la configuración de hardware, en la seguridad dentro del centro de datos y en las redes internas y externas. Por otro lado, la administración de los centros de datos está viviendo tiempos de cambio, ya que la introducción de nuevas tecnologías está haciendo cada vez más compleja la gestión de los sistemas. Por ello, los proveedores de software de administración DCIM están evolucionando sus aplicaciones con la ayuda de la IA, para automatizar el funcionamiento de diferentes sistemas. El caso de uso más claro y que ya está proporcionando importantes mejoras a los operadores de centros de datos hiperescala es el control de los sistemas de refrigeración, con el que se está logrando una reducción del consumo eléctrico. Pero, además, ya se está aplicando la inteligencia a otras áreas como el suministro eléctrico, la seguridad o el control de la vida útil de los equipos para prevenir fallas. En 2019 se verán avances en este sentido, y los proveedores de soluciones DCIM recurrirán más a la IA y a la integración de datos provenientes de distintas instalaciones, lo que aportará más inteligencia y capacidad de adaptación para prevenir posibles interrupciones de los sistemas.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores: NetApp y Huawei.