La eficiencia energética preocupa cada vez más a los centros de datos

  • Noticias y Actualidad

Centro de datos

La industria de centros de datos está cada vez más preocupada por incrementar la eficiencia en el uso de la energía, ya que a partir del año que viene se verá sometida a una supervisión más estricta por parte de las autoridades. Por un lado, buscan optimizar al máximo los costes y, por otro, cumplir con las nuevas regulaciones medioambientales que se están imponiendo en los principales mercados.

El último estudio realizado por la firma Vertiv sobre tendencias de la industria de centro de datos revela que la eficiencia energética se ha convertido en una de las principales prioridades del sector de cara al año que viene. Los expertos destacan que en 2023 los centros de datos estarán bajo una regulación y supervisión más estrictas por parte de terceros, como consecuencia de las nuevas regulaciones medioambientales que se están estableciendo en las principales ubicaciones donde opera la industria, como la Unión Europea.

En su informe, Giordano Albertazzi, director de operaciones y presidente de Vertiv para las Américas, dice que “la industria de los centros de datos está creciendo rápidamente, a medida que más y más aplicaciones requieren procesamiento y almacenamiento, lo que genera un aumento rápido correspondiente en el uso de energía y agua en las instalaciones de los centros de datos”.

En su opinión, la industria ha comprendido la importancia de esforzarse para mejorar su eficiencia energética y reducir el consumo de agua, ya que ahora consideran estos factores como clave para el éxito del negocio en el futuro. Además, considera inevitable que se establezcan regulaciones más estrictas, lo que dará lugar a grandes innovaciones en la industria. Esta transformación no será fácil ni se producirá de forma regular, pero Albertazzi dice que los operadores contarán con el apoyo de terceras partes involucradas en el cambio hacia la sostenibilidad, desde proveedores de infraestructura y energía a clientes y reguladores.

Un tema importante en lo que se refiere a la eficiencia energética es que la densidad de potencia en los bastidores está aumentando rápidamente. Alude a un informe publicado por el Uptime Institute, basado en datos de la Standard Performance Evaluation Corporation (SPEC), que indican que desde 2017 el consumo de energía por servidor ha aumentado un 266%.

Esto está elevando el consumo energético de la industria de centros de datos, que los expertos consideran responsable del 3% de todo el gasto de energía global en 2022. Y esperan que el porcentaje aumente hasta el 4% para el año 2030. Los principales responsables son los grandes operadores hiperescala, que consumen un promedio de entre 20 y 50 Megavatios al año. Por ello, en Vertiv esperan que las autoridades se esfuercen en regular y monitorizar la actividad del sector en cuanto al consumo de energía, algo que ya está afectando a mercados clave como el de Irlanda o Singapur.

En otras regiones como Estados Unidos las autoridades están teniendo en cuenta nuevas métricas de sostenibilidad como la efectividad en el consumo de agua (WUE), un recurso relacionado con los sistemas de enfriamiento de los centros de datos. La industria del país está tomando medidas para autorregularse con más eficacia en este sentido, y se espera que también adopte medidas para mejorar su eficiencia energética. Aunque las autoridades de la región no son tan estrictas actualmente en este sentido, esto probablemente cambiará en el futuro, imponiendo nuevas condiciones a los operadores de cara a los próximos años.

Otras tendencias de la industria relacionadas con la sostenibilidad medioambiental y la eficiencia energética son el auge de los centros de datos modulares y prefabricados, que ofrecen garantías sólidas en materia de consumo y eficiencia, y la estandarización de tecnologías de infraestructura energéticamente eficientes. Este tipo de módulos inicialmente se fabricaban para ciertos tipos de centros de datos, pero la industria está lanzando soluciones para uso empresarial, para centros hiperescala y también para infraestructuras perimetrales.

Por otro lado, la industria está realizando otro tipo de cambios en lo que se refiere al uso de energía, como explorar alternativas a los generadores diésel de emergencia que emplea la mayoría de instalaciones. Su uso genera un gran volumen de emisiones de carbono cuando entran en funcionamiento, pero están surgiendo opciones más ecológicas al uso de diésel, como las celdas de combustible de hidrógeno y el almacenamiento de energía en baterías de nueva generación.

La refrigeración líquida se está convirtiendo en otra tendencia emergente, ya que los centros de datos necesitan soluciones más eficaces y de menor consumo energético y de agua para controlar la temperatura de los equipos. Recientemente se han visto avances en este sentido por parte de algunas organizaciones destacadas de la industria, cuyos integrantes están apostando por la refrigeración líquida para las infraestructuras de más rendimiento y consumo, tecnologías que en el futuro podrían expandirse a todo el centro de datos.

En su informe, Karsten Winther, presidente de Vertiv para EMEA, señala que “en los últimos años, la sostenibilidad ha sido el área de mayor enfoque para la industria de los centros de datos, y eso se alinea con el énfasis de 2023 en una mayor regulación de los gobiernos, así como el interés en fuentes de energía alternativas”. Explica que, a medida que la industria se expande acompañando a la transformación digital, “los propietarios y operadores de centros de datos deberán elegir un socio de soluciones de infraestructura que pueda asesorarlos sobre las mejores prácticas y tecnologías para ayudarlos a alcanzar sus objetivos de cero emisiones netas”.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas?  Conoce más sobre el software FUJIFILM Object Archive, el almacenamiento sostenible, las tecnologías de soporte de almacenamiento de datos o las cintas LTO de FUJIFILM para estar al día de un sector en crecimiento.