Se acelera la actualización de las redes en los centros de datos

  • Noticias y Actualidad

Switches redes ethernet

El crecimiento digital está poniendo a prueba la capacidad de los centros de datos y, para abordar la creciente demanda de tráfico, los operadores están invirtiendo con fuerza para modernizar sus infraestructuras de red. Esto está impulsando el mercado de conmutadores Ethernet para las instalaciones, cuyos ingresos crecerán a una CAGR de dos dígitos en los próximos cuatro años, especialmente gracias a los dispositivos de red con los estándares de más velocidad.

La industria de centros de datos se ha visto sometida a una gran presión en los dos últimos años a consecuencia de la digitalización acelerada. Para responder a estos desafíos los operadores han seguido aumentando su capacidad de almacenamiento y ahora están invirtiendo en modernizar sus redes para aumentar la velocidad. Para ello están acelerando la adquisición de conmutadores Ethernet fabricados con los nuevos estándares red, dando un salto cualitativo en su capacidad de mover los datos.

Según la última investigación publicada por Dell’Oro Group, el mercado de switches Ethernet para centros de datos va a seguir creciendo a una CAGR de dos dígitos entre 2021 y 2026, y los ingresos acumulados en este período podrían acercarse a 100.000 millones de dólares. En este tiempo las categorías de equipos con velocidades iguales o superiores a 400 Gbps representarán la mitad del gasto global del mercado, y se espera que para el año 2025 los dispositivos de 800 Gbps superarán en volumen a los de 400 Gbps.

En este informe, Sameh Boujelbene, director sénior de Dell'Oro Group, explica que “dadas las sólidas reservas y los niveles sin precedentes de pedidos pendientes, esperamos que la demanda en el mercado se mantenga fuerte en 2022, pero el rendimiento de las ventas estará determinado por el entorno de suministro”. De cara a 2023 espera que comiencen a producirse ciertos desequilibrios en el mercado, y que la demanda pueda descender paulatinamente, aunque dependerá de cómo se desarrollen los factores macroeconómicos que ahora están afectando a todos los mercados.

Por otra parte, dice que a esta situación se podrían sumar ciertas mejoras en la oferta y la disponibilidad de productos en la cadena de suministro, que podrían aliviar la tensión que actualmente está incentivando las compras entre los grandes clientes. Muchos de ellos no quieren arriesgarse a una posible falta de disponibilidad de equipos, por lo que están realizando compras preventivas de alto volumen, y podrían relajar este ritmo a lo largo de 2023.

Boujelbene comenta que, aunque anticipan una cierta desaceleración en el crecimiento de ingresos de cara al año que viene, esperan que los ingresos sigan creciendo y el mercado será capaz de superar las dificultades macroeconómicas actuales. Además, dice que en sus entrevistas con revendedores de valor añadido e integradores de sistemas muestran que muchos proveedores han implementado algún tipo de políticas de no cancelación de sus pedidos, como mínimo hasta mediados de 2023.

También dice que “otra razón que sustenta nuestro optimismo sobre la salud del mercado a largo plazo es la parte del gasto impulsada por los proveedores de servicios en la nube (SP). Se prevé que los Cloud SP representen el 60% del gasto en switches de centros de datos para 2026, y que impulsen la adopción de velocidades de 400 Gbps, 800 Gbps y 1600 Gbps”.