Innovación para lograr que los centros de datos tropicales sean más sostenibles

  • Noticias y Actualidad

Sostenibilidad

Dos empresas de Singapur proponen una estrategia innovadora con la que quieren lograr que los centros de datos tropicales sean más sostenibles, lo que permitiría reactivar el sector en la región. Su idea es crear gemelos digitales de las instalaciones y utilizar inteligencia artificial para medir su impacto ambiental y compensar su huella de carbono.

La industria de centros de datos de Singapur se enfrenta a grandes dificultades para seguir creciendo, ya que las autoridades han impuesto una moratoria de tres años a la construcción de nuevas instalaciones, debido a la falta de espacio y a la saturación de la red eléctrica, entre otras cosas. Esto ha llevado a dos organizaciones del país a aliarse para encontrar una solución que permita reducir la huella de carbono de los centros de datos ubicados en esta región tropical y revitalizar la industria.

Se trata de Red Dot Analytics, compañía nacida gracias a la Universidad Tecnológica de Nanyang (NTU), especializada en inteligencia artificial industrial, y MetaVerse Green Exchange (MGVX), una bolsa de criptomonedas regulada por la Autoridad Monetaria de Singapur (MAS). Estas organizaciones proponen un sistema de medición y compensación de huella de carbono de este tipo de instalaciones, que consumen el 7% de la energía de Singapur, que proviene principalmente de gas natural. Con ello quieren proteger la posición destacada del país en la región de APAC, que se prepara para un rápido crecimiento de la infraestructura digital en los próximos años.

La idea que proponen es utilizar la tecnología de gemelos digitales de RDA, DCWiz, que permite digitalizar las operaciones en los centros de datos y generar un duplicado digital de las operaciones en el mundo real. Esto permite modelar el efecto de cualquier cambio que se quiera implementar en las instalaciones y aplicar la inteligencia artificial para anticipar su impacto. Además, permite monitorizar con precisión el consumo energético y todas las condiciones operativas que pueden generar un impacto ambiental.

En su anuncio, el Dr. Wen Yonggang, científico jefe de Red Dot Analytics y profesor de informática e ingeniería en la NTU, dice que “durante demasiado tiempo, la rápida innovación tecnológica y los cambios en los comportamientos de los consumidores se han producido a expensas del medio ambiente”. Explica que la creciente tendencia hacia el uso de energías renovables y hacia un hardware más eficiente son positivas para la industria de centros de datos, que necesita encontrar formas de utilizar mejor la energía, y eso pasa por contar con un sistema de medición preciso.

Afirma que su compañía puede resolver una parte de este problema y que, trabajando con MVGX, pueden ayudar a los clientes a alcanzar mayores cotas de sostenibilidad. Una de las características de su propuesta es el sistema de gestión de carbono MVGX, basado en su tecnología de gemelos digitales no fungibles (NFDT), capaz de manejar el proceso de informes, cálculos y validación de los datos recopilados. Sus creadores afirman que esto permitirá certificar de forma creíble la neutralidad de carbono según la Verificación de huella de carbono ISO 14064-1: 2018 de la British Standards Institution (BSI) y la Verificación de neutralidad de carbono PAS 2060.

Por su parte, Bo Bai, presidente y cofundador de MVGX, dice que “a medida que las empresas trabajan para alcanzar sus objetivos de cero emisiones netas, deben considerar todo el alcance de lo que hacen y eso comienza, ante todo, con la infraestructura que impulsa sus operaciones. Hoy en día, los centros de datos, aunque se pasan por alto, son un componente central de cualquier organización en línea y, al trabajar con RDA, queremos demostrar que, de hecho, existe una manera de garantizar que el gasto de energía en todos los niveles pueda contabilizarse para ser mitigado con precisión”.

El método que proponen estas dos compañías se basa en un esquema de compensación dentro del sistema de gestión de carbono de MVGX, al que denominan Carbon Neutrality Token (CNTTM). Aunque esta idea podría ayudar a la industria de Singapur y de otras regiones tropicales donde se sufren los mismos problemas, cabe destacar que se basa en la compensación de carbono, más que en la mejora de la eficiencia y en la práctica de consumo de energía renovable, que son las estrategias que quiere abordar la industria en regiones como Europa.

Por ello, están alzándose voces en contra de esta idea, ya que en realidad no persigue reducir el impacto real, sino mitigarlo con compensaciones que para muchos son dudosas y permiten a las empresas seguir contaminando con relativa libertad y sin sufrir consecuencias por ello. Asimismo, blockchain todavía se considera como un protocolo ineficiente y no escalable, lo que plantea problemas para aplicar este esquema a escala para mitigar el impacto ambiental de la industria nacional.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Synology