Grandes desafíos para reducir las emisiones en los centros de datos

  • Noticias y Actualidad

Green Datacenter_Campus_Centro de datos

A pesar de que la industria de centros de datos en su conjunto parece estar de acuerdo en la necesidad de reducir su impacto ambiental, existen diferentes puntos de vista sobre cómo y cuándo podrá lograrse. A medida que se estudian las diversas formas de aumentar la eficiencia, reducir el consumo energético y pasarse a las renovables los operadores están encontrando dificultades que ponen en riesgo el aparente consenso general de la industria.

Los gobiernos, la comunidad científica y la población en general está cada vez más preocupada por los efectos de un cambio climático que empieza a ser evidente, y están impulsando un cambio de modelo de la industria hacia la sostenibilidad. Esto se focaliza especialmente en los sectores que más energía consume, y los centros de datos se han ubicado en esta categoría, lo que está llevando a los operadores a cambiar de enfoque hacia la sostenibilidad.

La industria en su conjunto parece haber alcanzado un consenso sobre la necesidad de avanzar hacia la sostenibilidad, que se está viendo en declaraciones de los segmentos más importantes de la industria, como el de los proveedores de servicios en la nube. Pero reducir las emisiones de carbono de los centros de datos es una empresa complicada y a medida que las empresas exploran las opciones a su alcance y los requisitos para lograrlo encuentran nuevos desafíos más complejos de lo previsto.

Según los expertos del Uptime Institute, muchos de los métodos propuestos hasta ahora están demostrando ser más complicados y pueden parecer contradictorios y contraproducentes para la industria. Por ejemplo, la mayoría de los compromisos adoptados por los miembros de la industria son de carácter voluntario, lo que ha llevado a una cierta laxitud en las definiciones, los objetivos y la propia terminología utilizada al hablar de la sostenibilidad de los centros de datos, así como en el nivel de profundización de las estrategias a adoptar.

Lo que sí parece claro para los expertos es que los requisitos de información sobre sostenibilidad que se exigirán a los operadores de centros de datos serán cada vez más obligatorios, ya sea mediante leyes o a consecuencia de presiones comerciales. Y que la falta de publicación de datos o el incumplimiento con los objetivos vendrá acompañada de sanciones y otras consecuencias perjudiciales para el negocio. Esto llevará a las empresas del sector a avanzar casi obligatoriamente hacia una mayor sostenibilidad, pero la falta de consenso sobre la forma de hacerlo está generando disensiones y problemas.

El más fuerte impulsor de esta transición hasta la fecha a través de las regulaciones es la Directiva de Eficiencia Energética de la Unión Europea, que se ha propuesto lograr una reducción del 55% en las emisiones de carbono para el año 2050, pero se esperan nuevas regulaciones que tratarán de acelerar este proceso. Normas como esta obligarán a llevar un control más exhaustivo de la huella medioambiental de las industrias en la región, entre ellas la de centros de datos, y se espera un aumento de las auditorías públicas para verificar el cumplimiento, que podría afectar también a los operadores más pequeños (de 300 a 400 kilovatios de carga total por instalación).

Pero todos estos cambios que se quieren impulsar en el sector se enfrentan a numerosas dificultades, ya que las grandes compañías, especialmente los proveedores de la nube y de servicios de colocación, tienen más capacidad para avanzar hacia la sostenibilidad. En el otro extremo están las empresas más modestas, cuyo margen de acción y recursos son más limitados. Al mismo tiempo, las grandes compañías están ejerciendo presión para que se relajen las regulaciones sobre sostenibilidad y reducción de emisiones en la UE, y a la vez se apoyan en medidas compensatorias y contrapartidas para equilibrar su eficiencia energética, algo que las compañías más pequeñas no están en posición de hacer.

Pero los expertos creen que estas medidas solo actúan como ‘maquillaje’ para ocultar lo que en muchos casos es una falta de compromiso con el cambio real hacia una mayor eficiencia energética. Y creen que en los próximos años no salvarán a las empresas altamente consumidoras de energía, como las de colocación, de adoptar una estrategia verdaderamente enfocada en la reducción del consumo. Asimismo, restan validez a las acusaciones de los grandes del sector, que aseguran que la mayor ineficiencia se da en las instalaciones de los operadores de centros de datos más pequeños.

Para lograr el cambio que realmente necesita la industria en el Uptime Institute creen que es necesario que las empresas clientes de servicios de TI, colocación y de la nube avancen en las estrategias para reducir su huella de carbono de Alcance 2, que incluye las emisiones indirectas derivadas de los servicios que subcontratan. Esto obligará a los proveedores a ser más transparentes y a esforzarse más para llevar a cabo este cambio. Aunque puntualizan que actualmente muchos de los clientes de servicios de colocación clasifican las emisiones de su proveedor dentro del Alcance 3, lo que requiere una supervisión más laxa y no queda cubierto por las costosas compensaciones de emisiones de carbono.

Por su parte, gran parte de la comunidad de expertos en centros de datos, incluyendo el Uptime Institute como entidad certificadora, consideran que los propietarios de TI deben asumir la responsabilidad del Alcance 2, pero reconocen que esto es problemático. En este sentido, los propietarios y operadores de TI deberían responsabilizarse de las emisiones de carbono resultantes de la compra de energía realizada por los proveedores de la nube o de colocación en relación a los servicios prestados, pero muchos todavía no se muestran dispuestos a hacerlo. Además, esta responsabilidad llevaría asociadas otras más, lo que genera una gran reticencia.

Todo parece indicar que las disensiones sobre el modelo que debería adoptar la transformación de la industria de centros de datos hacia una mayor sostenibilidad medioambiental se van a agravar este año. Y todavía deben resolverse problemas básicos como la falta de una métrica estandarizada para medir la eficiencia de TI en base a los criterios actuales de trabajo útil por vatio, que se intenta aplicar a cualquier carga de trabajo, independientemente de su naturaleza.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Synology