Los operadores de Europa y Asia Pacífico aprueban que se regule la sostenibilidad de los centros de datos

  • Noticias y Actualidad

Sostenibilidad

El concepto de sostenibilidad está cobrando relevancia en la industria de centros de datos, y muchos operadores están cambiando su enfoque para reducir las emisiones de carbono. Una reciente encuesta revela que la mayoría de las empresas del sector en Europa y Asia Pacífico ven con buenos ojos las regulaciones que pretenden impulsar la sostenibilidad de la industria, aunque en Norteamérica el panorama es muy diferente.

La industria de centros de datos está comenzando a considerarse como una de las grandes consumidoras de energía a nivel global, y de cara al futuro su crecimiento acelerado preocupa por su impacto ambiental a diferentes niveles. Esto ha llevado a los gobiernos de varias regiones a lanzar iniciativas para regular la sostenibilidad del sector, y los propios operadores están adoptando estrategias más respetuosas con el medio ambiente. En gran parte se trata de reducir el consumo energético y el gasto que supone, pero también para cumplir con los objetivos medioambientales establecidos para finales de esta década.

A nivel global el panorama es muy diferente en cada región, pero en general Europa y Asia Pacífico son los lugares donde los gobiernos y la industria están alineándose mejor para alcanzar estas metas. Según una encuesta realizada por el Uptime Institute, que abarca las opiniones de casi 400 operadores y proveedores de centros de datos en todo el mundo, la mayoría de estas empresas están a favor de que los reguladores se involucren más en la mejora de la sostenibilidad de la industria. Aunque en Norteamérica las empresas se muestran más reacias a seguir este camino.

Según esta investigación, más de tres de cada cinco encuestados se muestra a favor de una mayor confianza en la regulación legal de la sostenibilidad de los centros de datos. En Europa y APAC el porcentaje de empresas que apoyan estas iniciativas es del 75%, mientras que en Estados Unidos solo un 41% aceptaría una mayor participación del gobierno en este sentido, ya que consideran que es mejor autorregularse, como hacen otros sectores.

Los investigadores creen que esto se debe a que las empresas del sector no confían en la capacidad ni los conocimientos técnicos sobre el sector de los encargados de desarrollar las políticas gubernamentales. Al ser el mercado mundial más grande de centros de datos estas opiniones pueden tener un efecto a nivel global, pero en regiones como Europa y APAC las empresas deberán acatar las normas regionales si quieren seguir operando como hasta ahora.

Ya se han visto ejemplos de esto en puntos clave como Ámsterdam, donde se ha establecido un límite anual de PUE de 1,2 para las nuevas construcciones. Aunque este es solo un parámetro de efectividad en el uso de energía que para algunas voces relevantes está perdiendo validez, y las futuras regulaciones probablemente contemplarán otros parámetros relacionados con la sostenibilidad, teniendo en cuenta a más integrantes de la cadena de valor, y también la escala de los proyectos de construcción.

Esto se debe a que con las nuevas tecnologías es relativamente fácil alcanzar puntuaciones bajas en la escala PUE clásica, y para muchos expertos se deben considerar otras cuestiones, como el uso eficiente del suelo y las materias primas. También otras cuestiones como la reutilización del excedente de calor, la construcción en varios pisos para aprovechar el espacio o el diseño y operaciones más eficientes y sostenibles.

Aunque en su momento las medidas adoptadas en Ámsterdam generaron mucho rechazo en la industria, otros puntos calientes de Europa y Asia Pacífico, como Frankfurt o Singapur, están preparando medidas similares. Inicialmente supuso un bloqueo para el desarrollo a corto plazo del sector en la ciudad holandesa, pero vista en perspectiva, la moratoria y posterior regulación sobre la industria de centros de datos ha impulsado la sostenibilidad en el sector. Los expertos del Uptime Institute creen que, si en estas ciudades tan importantes para el sector a nivel mundial se logran beneficios similares a los obtenidos en Ámsterdam, se podría reforzar el apoyo a las iniciativas reguladoras en ambas regiones.

Aunque afirman que las actualizaciones regulatorias en esta industria podrían tener un impacto mínimo en cuanto al gran esquema de sostenibilidad a nivel global, contar con políticas claras genera más confianza comercial, ya que elimina la incertidumbre. Y creen que esto estimulará las inversiones a largo plazo (más de 10 años) en la industria, especialmente en las regiones donde se desarrollen regulaciones sobre sostenibilidad que cuenten con el apoyo de la propia industria.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Western Digital