Los operadores de centros de datos se replantean el uso de energía nuclear

  • Noticias y Actualidad

Nuclrear Critica

La crisis energética se ha agravado con el conflicto bélico en Ucrania, y tanto Europa como otras regiones están replanteando su estrategia energética de cara al futuro, buscando formas de garantizar el suministro sin incrementar las emisiones de carbono. Por su parte, los operadores de centros de datos están cada vez más preocupados por esta cuestión, y de cara al futuro se están planteando el uso de energía nuclear en combinación con las fuentes renovables.

La lucha contra el cambio climático está llevando a muchos países a abandonar el uso de energías contaminantes, pero las renovables todavía no están los suficientemente maduras como para satisfacer la demanda total. Por ello, se está volviendo a plantear la energía nuclear como una forma de garantizar el suministro durante la lenta transición hacia las renovables. Esta tecnología produce electricidad sin generar apenas emisiones de carbono, y diferentes industrias están evaluando de nuevo su uso para no sufrir escasez de energía en los años venideros.

Este cambio de percepción está ganando impulso a raíz del conflicto bélico en Ucrania, que pone en riesgo el suministro de fuentes de energía como el gas o el petróleo, encareciendo la energía independientemente de que su generación no dependa de estas materias primas. En respuesta a esta situación, la industria de centros de datos está considerando las posibilidades de combinar la energía nuclear con las fuentes renovables para garantizar la disponibilidad y estabilizar los precios de cara al futuro.

En un reciente artículo publicado por el Uptime Institute, su director ejecutivo de investigación, Andrew Lawrence, comenta que las reticencias al uso de energía nuclear a causa de los desechos radiactivos se irán superando a medida que se haga más importante generar energía baja en emisiones de carbono, que no dependa del clima local, como ocurre con muchas de las renovables. Por ello, prevé que a partir de 2022 algunos de los principales operadores de centros de datos y líderes de la industria apoyarán el uso de energía nuclear, ejerciendo más presión sobre los gobiernos para retomar e incentivar el uso de esta energía.

Por un lado, los expertos creen que la industria datacenter respaldará públicamente la energía nuclear como una fuente neutra en carbono no solo viable, sino necesaria. Esto ya se ha podido ver a través del Pacto de centros de datos neutros en carbono de la UE, cuyos integrantes se han expresado en este sentido. Y los grandes hiperescaladores de la nube, como AWS, Google y Microsoft, también consideran que la energía nuclear tendrá un papel importante en la generación de energías “limpias”.

Por otro lado, en el Uptime Institute creen que más operadores de centros de datos comprarán energía nuclear como parte de los acuerdos de compra de energía (PPA), combinándola con la proveniente de fuentes renovables. Esto les ayudará a garantizar la disponibilidad a la vez que continúan buscando formas de reducir su huella de carbono, y ya se están registrando contratos de este tipo en el sector. Con ello, además, lograrían una mayor estabilidad de los precios a largo plazo, algo que no sucede con los acuerdos PPA basados únicamente en renovables.

Uno de los problemas que perciben los expertos es que durante las últimas décadas la tendencia de muchos países ha sido hacia la disminución de la energía nuclear en favor de otras fuentes. Por ello, si no se realizan nuevas inversiones en plantas nucleares la disponibilidad de este tipo de energía será cada vez menor. Aunque países como China e India continúan invirtiendo en nuevas plantas nucleares, en toras regiones como Europa, Japón y Estados Unidos su uso está en remisión. Y en algunos casos recurren a fuentes no renovables para garantizar el suministro.

En el contexto actual, están surgiendo proyectos nucleares innovadores, como nuevas generaciones de reactores modulares de menor tamaño (SMR), que podrían satisfacer las necesidades locales. Ejemplos de ello son los proyectos de financiación privada y gubernamental en Reino Unido, Francia, Estados Unidos o Corea del Sur, donde ciertos sectores están tratando de impulsar de nuevo las nucleares empleando nuevas tecnologías.

Esta nueva generación de reactores nucleares permite un diseño de planta mucho más simplificado, es altamente prefabricable y cuenta con sistemas de seguridad pasivos para el enfriamiento, basados en convección, presión y otras fuerzas, eliminando la necesidad de contar con sistemas de respaldo de emergencia. Este factor de forma reducido abre las puertas a la existencia de reactores nucleares de pequeña escala (de 10 a 100 megavatios) para usos específicos, que suministrarían electricidad directamente a empresas que consumen mucha energía, como es el caso de los centros de datos hiperescala.

Además, la construcción de este tipo de plantas lleva entre 3 y 5 años, mientras que los proyectos de centrales nucleares tradicionales conllevan plazos de alrededor de 10 años. Y los expertos opinan que la financiación de pequeñas centrales nucleares para grandes operadores de centros de datos, que podrían costar tan solo unos cientos de millones de dólares, se podría realizar a través de acuerdos PPA. Esta alternativa a la energía actual no solo interesaría a los gigantes hiperescala, y si se demuestra su capacidad podría ser una opción viable para los grandes campus de centros de datos, así como para las regiones donde se concentran muchas instalaciones en un área relativamente pequeña.

Otra de las ventajas de estas plantas es que contarían con combustible precargado para funcionar durante 10 años sin necesidad de un reabastecimiento costoso y complejo de realizar. Aunque todavía quedan por resolver algunas cuestiones sobre el uso de SMR en la industria de centros de datos, como las relacionadas con la redundancia de energía, el costo, la seguridad y protección de las instalaciones, o la dificultad para hacer coincidir la vida útil de estos reactores con la del centro de datos.

También existe una fuerte oposición al uso de energía nuclear en muchas regiones, a causa de los residuos radiactivos, lo que dificulta las iniciativas para implementar reactores de nueva generación, como los SMR. Pero la realidad es que las energías renovables y las tecnologías de almacenamiento de energía más modernas todavía no han madurado lo suficiente como para sustituir completamente a las energías contaminantes, y llevará muchos años lograrlo. Por ello, muchos expertos creen que abandonar completamente estas fuentes sin recurrir a las nucleares es prácticamente una utopía, e industrias como la de centros de datos tratarán de impulsar el uso de las nucleares en el futuro cercano para cubrir una demanda energética que va en aumento.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Synology