Tendencias en el almacenamiento de datos para 2022

  • Noticias y Actualidad

Infinidat almacenamiento

La capacidad de almacenamiento instalada a nivel global no para de crecer a medida que aumenta la necesidad de espacio para guardar los datos que se generan cada día. Esto está dando fuerza a un mercado que el año que viene seguirá cosechando éxitos, y los proveedores de medios de almacenamiento continuarán mejorando sus productos para responder a las necesidades de los clientes.

En las últimas décadas la industria de almacenamiento de datos ha crecido y se ha diversificado, proporcionando soluciones para numerosas categorías de dispositivos y casos de uso empresariales. Los HDD mantiene su liderazgo en el almacenamiento empresarial y en aplicaciones como la copia de seguridad, mientras que los SSD han logrado desplazar a los discos magnéticos tradicionales en aplicaciones de rendimiento y portabilidad, siendo actualmente la tecnología dominante en los mercados de laptops, smartphones y otros dispositivos conectados.

En ambos casos la industria se está esforzando para ofrecer una mayor capacidad y rendimiento en sus productos, así como un menor consumo energético, y también para desarrollar soluciones concretas para casos de uso específicos. En el último año los envíos unitarios de discos duros HDD han descendido, pero la capacidad total enviada ha aumentado considerablemente, gracias a la llegada de unidades con más densidad. Al mismo tiempo, los SSD se han expandido gracias al aumento de ventas de portátiles y dispositivos, y han ido ganando posiciones en los segmentos de almacenamiento empresarial que priman el rendimiento.

El mercado de almacenamiento continuará evolucionando en 2022, animado por la demanda de capacidad en crecimiento y por otros factores que estimulan el desarrollo tecnológico de los dispositivos y las ventas a consumidores, empresas y centros de datos. En un reciente informe publicado por la firma Toshiba, los expertos recogen una serie de tendencias que marcarán el futuro del mercado de almacenamiento el año que viene.

Una de las afirmaciones más tajantes que hacen, y que corresponde con la opinión de muchos otros expertos de la industria, es que el valor de los discos duros HDD no decrecerá en 2022, ya que son el soporte más popular para el almacenamiento masivo en los centros de datos y en muchas aplicaciones profesionales. La idea que se propagó hace uso años de que los SSD los sustituirían a corto plazo ha demostrado ser incierta, ya que el almacenamiento de estado sólido todavía está lejos de proporcionar la capacidad y la relación de precio-densidad de los HDD, y esto no va a cambiar a corto ni medio plazo.

Los discos HDD siguen incrementando su capacidad

La tecnología de los HDD está evolucionando para mantener esta ventaja sobre los HDD, centrándose en los valores más importantes que aporta esta tecnología, como la capacidad, pero también aportando nuevas capacidades que se están convirtiendo en fundamentales en la era digital, como es la seguridad integrada.

Este progreso se sustenta en el gran trabajo que han realizado los ingenieros del sector en los últimos años, desarrollando nuevas tecnologías de grabación y soportes magnéticos basados en materiales que permiten una mayor densidad de grabación. El límite tradicional de 10 terabytes que existía hace unos años ya se ha superado de largo, y gracias a las nuevas tecnologías de cabezales y a los nuevos materiales magnéticos los fabricantes ya han logrado alcanzar capacidades de 14 Tb y de hasta 16 Tb en factores de forma como el de 3,5”. Según este documento, la industria considera que este es el límite de la tecnología tradicional de los HDD, como PMR o CMR.

Para lograr que los cabezales de lectura y escritura puedan registrar y leer datos en puntos más pequeños se requiere un aporte de energía adicional, lo que ha llevado al desarrollo de las tecnologías de Grabación Magnética Asistida por Calor (HAMR) o por Microondas (MAMR). Dos ejemplos de estos productos están en las unidades más densas del proveedor Western Digital, que puesta por HAMR, y de Toshiba, que este año ha presentado sus primeros discos HDD basados en MAMR. Esto ha permitido alcanzar capacidades de 18 Tb y superiores, y la tecnología todavía tiene mucho margen de desarrollo de cara al futuro, con previsiones de alcanzar los 20 Tb a corto plazo.

Grabación escalonada para aumentar la capacidad

Gracias a las tecnologías de grabación magnética asistida se están logrando superar las limitaciones tradicionales de capacidad de los HDD, pero este no es el único camino para lograrlo. Paralelamente, a estos avances la industria ha desarrollado nuevas formas de disponer las pistas de datos en los discos rígidos, como la Grabación Magnética Escalonada o Superpuesta, conocida como SMR (Shingled Magnetic Recording), en la que las pistas se solapan parcialmente para lograr una mayor densidad de área.

En esta tecnología los datos grabados se pueden leer, pero al reescribirlos se deben leer y volver a escribir en estas dos capas superpuestas, algo que genera una degradación del rendimiento. Para resolverlo los ingenieros han desarrollado tecnologías de almacenamiento en búfer y caché, que ya han logrado superar las reticencias de la industria y han permitido fabricar las primeras unidades SMR comerciales. El resultado son discos con hasta el doble de capacidad, aptos para muchos casos de uso importantes en el mercado, lo que augura un gran futuro para esta tecnología, sobre todo en combinación con otros avances actuales.

Tendencias de almacenamiento HDD y SSD para 2022

De cara al año que viene los expertos anticipan una serie de tendencias que seguirán impulsando el mercado de almacenamiento. Una de las más importantes es la implementación masiva de almacenamiento conectado en línea en los centros de datos. Mientras tanto, el almacenamiento offline seguirá dominado por las tecnologías de cinta, que gracias a los últimos avances ofrecen mejoras de capacidad y rendimiento convincentes para el archivo de datos en frío y a largo plazo. Por su parte, la tecnología SSD seguirá diversificándose, tanto para proporcionar soluciones de almacenamiento empresarial de alto rendimiento como para acelerar la caché de almacenamiento HDD.

En el ámbito de los discos USB externos se está produciendo una transición a las unidades SSD, aunque las diferencias de costo limitarán este cambio de tecnología a las aplicaciones que requieren un mayor rendimiento. Aunque en el espacio del almacenamiento secundario para ordenadores personales, consolas y otros dispositivos los SSD externos están generando más interés que los internos, ya que los nuevos formatos internos de factor de forma reducido son mucho más caros, y los clientes optan por discos duros externos para ampliar la capacidad.

Y en el caso de los ordenadores, las unidades principales han pasado de aumentar su capacidad SSD a 1 Tb a reducirla a 500 Gb, con el fin de ofrecer precios más contenidos, dejando al usuario la opción de ampliarlo con unidades externas. Y esto incentivará la venta de unidades USB de entre 2 y 4 Tb, fundamentalmente HDD. En el caso de las consolas de videojuegos la industria ha cambiado de los HDD a los SSD, pero con una reducción evidente de la capacidad.

La presión sobre el precio de estas plataformas ha obligado a los fabricantes a tomar esta decisión, pero los usuarios se encuentran que las nuevas generaciones de consolas adolecen de una evidente falta de espacio, y las soluciones de ampliación interna son muy costosas. Este será otro factor que impulsará la venta de discos duros externos para el gran consumo, y la mayoría de usuarios optarán por los HDD de más capacidad, ya que los SSD externos tienen menos espacio y son mucho más caros.

Otras categorías que seguirán viendo un aumento de ventas son los discos duros específicamente diseñados para sistemas de videovigilancia y para almacenamiento NAS, gracias al aumento de requisitos de capacidad en estos casos de uso y a que los fabricantes de la industria HDD han lanzado soluciones específicas para estos entornos. Existe una tendencia de crecimiento en el segmento de SSD, aunque el mercado se moverá mayormente en el segmento de discos HDD especializados.

En conclusión, los expertos de la industria afirman que los HDD y los SSD seguirán coexistiendo, ya que cada tecnología está sabiendo explotar bien sus ventajas. Los HDD se apoyarán en la demanda incesante de almacenamiento conectado en los centros de datos y plataformas empresariales, mientras que los SSD consolidarán su posición en el almacenamiento primario de ordenadores y servidores, así como en los smartphones y el resto de categorías emergentes de dispositivos conectados.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Western Digital