Los servicios de inteligencia británicos subirán sus datos a la nube de AWS

  • Noticias y Actualidad

Londres

Las agencias de inteligencia británicas quieren migrar sus datos a la nube, y han escogido los servicios de AWS para almacenar la información confidencial que manejan. El contrato se extenderá durante esta década e incluirá al grupo de inteligencia de señales, el MI6, el Ministerio de Defensa y otros departamentos gubernamentales que utilizarán los datos para sus operaciones conjuntas.

En los próximos años los servicios de espionaje y defensa de muchos países van a llevar a cabo una migración hacia la nube, un proceso que en Estados Unidos se ha visto ralentizado por los problemas en la contratación. Ahora, el diario Finacial Times ha revelado que las agencias de inteligencia de Reino Unido han elegido los servicios de AWS para alojar los datos secretos que emplean en sus actividades.

Aunque los responsables de esta información no han revelado detalles específicos sobre el acuerdo secreto, sí se sabe que el grupo de inteligencia de señales del Reino Unido (GCHQ) utilizará los servicios web de Amazon, y que el MI5, el MI6, el Ministerio de Defensa y otros departamentos del gobierno se servirán de los datos y aplicaciones en la nube para sus operaciones conjuntas. Y el coste de este contrato se estima entre 500 y 1.000 millones de libras en los próximos 10 años.

Segú explican los periodistas responsables de esta filtración, los datos se alojarán en los centros de datos que Amazon tiene en el Reino Unido, desde donde los agentes de inteligencia podrán compartir datos con más facilidad y utilizar la IA para aplicaciones como el reconocimiento de voz y para acelerar la búsqueda de información en bases de datos ajenas. Esto suscita mucha preocupación, ya que ciertas voces vinculadas a la protección de la privacidad ven aquí una asociación público-privada muy preocupante.

Además, en términos de competencia Amazon se situaría como líder de servicios cloud para los servicios de inteligencia en todo el mundo, y esto genera más polémica sobre si los Estados Unidos u otros países tendrán acceso a esta información de alguna forma. Y también preocupa por los evidentes conflictos de intereses geopolíticos en los que se vería involucrada la compañía, tratándose de servicios cloud destinados al espionaje y la defensa.

Por ahora, se sabe que AWS tiene un contrato con la CIA desde 2013, al que siguieron otros acuerdos de vigilancia y de ámbito militar en los Estados Unidos. Ahora el panorama de la nube en el país norteamericano va a cambiar, pero AWS tendrá un papel en la nueva arquitectura de la nube de defensa.

En cuanto al nuevo contrato con las agencias de inteligencia del Reino Unido, el gobierno ha optado por un proveedor extranjero ante la inexistencia de una empresa nacional que ofrezca este tipo de servicios, y sobre todo de tal envergadura. Mientras tanto, en el ámbito de la UE las autoridades y agencias desconfían de los proveedores de la nube norteamericanos, tras haberse confirmado públicamente el espionaje a que se vieron sometidos los países de la región por parte del GCHQ y la NSA.

Esto ha dado alas a proyectos como Bleu, de Capgemini y Orange, que dotará a estas empresas europeas de control sobre los servicios en la nube prestados por la norteamericana Microsoft Azure. Aunque no está claro que este enfoque alcance el éxito, podría servir mientras se desarrolla el proyecto de nube europea Gaia-X, que pretende dotar a las autoridades europeas de una mayor soberanía sobre los datos de los ciudadanos, las empresas y los gobiernos de la región, evitando violaciones de privacidad por parte de organizaciones extranjeras.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Western Digital