Las empresas y los operadores hiperescala lideran el gasto en infraestructura

  • Noticias y Actualidad

Infraestructura

Durante el primer semestre del año la inversión global en infraestructura TI siguió aumentando, gracias a la recuperación empresarial y a la expansión de los operadores hiperescala. Mientras tanto, el CAPEX de las empresas de telecomunicaciones se mantuvo prácticamente igual, y poco a poco van perdiendo participación en el mercado, aunque todavía son los líderes.

A medida que la situación económica comienza a recuperarse las empresas están reactivando el gasto de capital en infraestructura, y durante el primer semestre de 2021 lo aumentaron un 6%. Por su parte, los operadores hiperescala continúan su expansión, y en este tiempo han incrementado el CAPEX destinado a infraestructura TI en un 30%. Por su parte, las empresas de telecomunicaciones han mantenido la tendencia que se viene dando en los últimos seis años, y sus inversiones de capital en TI prácticamente no han variado.

Así lo refleja el último informe publicado por los especialistas de Synergy Research Group, que constatan el gran auge de los operadores hiperescala, que en estos seis últimos años han triplicado sus inversiones en infraestructura de redes, computación, almacenamiento, software para centros de datos. En este tiempo, las empresas han ido avanzando en la transformación digital, una modernización que ha llevado a incrementar el gasto en TI en un 23%, a pesar de que en 2020 tuvieron que enfrentarse a las dificultades y cambios que motivó la pandemia, y que llevaron a una contención del gasto.

Durante el primer semestre de 2021, el gasto combinado de los tres segmentos creció un 9% interanual hasta alcanzar unos 307.000 millones de dólares, siguiendo un promedio de crecimiento anual del 6%. Los operadores hiperescala acapararon el 27% del total, una gran diferencia frente al 13% de 2016, mientras que la participación de las empresas se ha mantenido en torno a un 30%, y la del sector de las telecomunicaciones ha reducido del 56% al 44%.

Estos tres segmentos son muy diferentes, y para hacer una comparación más equilibrada, los analistas de Synergy Research han excluido el gasto empresarial en servicios de comunicación y TI, en dispositivos y en software empresarial. En el ámbito de los operadores hiperescala, han incluido a las 19 empresas que consideran como tales, y durante este primer semestre han destacado por sus niveles de gasto Amazon, Microsoft, Google, Facebook, Apple, Alibaba y ByteDance. Por su parte, en el ámbito de las telecomunicaciones han englobado a operadores fijos y móviles, y los que más capital han gastado en infraestructura han sido China Mobile, Deutsche Telekom, NTT, Verizon, AT&T, Vodafone y Orange.

En su informe, John Dinsdale, analista jefe de Synergy Research Group, comenta que “hay un contraste cada vez más marcado en los patrones de gasto en los tres principales sectores de la industria. Las empresas de telecomunicaciones permanecen atrapadas en un mundo de crecimiento bajo o nulo, y su gasto de capital lo refleja. Si bien había grandes esperanzas para 5G, ha demostrado ser un caso de cambiar la combinación de inversiones dentro de presupuestos relativamente fijos, en lugar de aumentar sustancialmente el gasto general en telecomunicaciones”. Y opina que “es poco probable que ese panorama cambie demasiado en los próximos años”.

Por otro lado, los ingresos de los operadores hiperescala están aumentando en más de un 30% cada año, lo que les obliga a seguir invirtiendo para sostener el crecimiento de clientes y servicios. Dinsdale cree que “esas tasas de crecimiento se moderarán un poco en los próximos años, pero el mundo de las telecomunicaciones las verá con celos”. Finalmente, el ecosistema empresarial es el más complejo, ya que en los últimos años la transformación digital ha llevado a adoptar muchas nuevas tecnologías, como la nube, el Big Data o las herramientas de colaboración, cada vez más avanzadas. Todo esto está generando muchos cambios en sus operaciones de TI, y Dinsdale pronostica que en los años venideros las empresas seguirán aumentando moderadamente su gasto en infraestructura.