El sector automotriz incrementa la demanda de memoria

  • Noticias y Actualidad

Bosch_AIoT_3_Coche_Vehiculo

Después de un año complicado por la escasez de semiconductores en la industria automotriz, los fabricantes de coches van a incrementar mucho la demanda de ciertos componentes como la memoria. Las estimaciones de los expertos son que estas empresas incrementarán el gasto de capital destinado a productos DRAM a una CAGR del 30% en los próximos tres años.

Los nuevos vehículos integran tecnologías digitales que requieren componentes de la informática convencional, como memoria DRAM para trabajar con los datos generados por los sensores y otras tecnologías presentes en los coches. Esto cobra una mayor dimensión con el concepto de coche conectado, en los que se emplean tecnologías de comunicaciones y plataformas digitales más avanzadas. Los fabricantes están tratando de transformar la industria siguiendo este camino, que acabará conduciendo a los vehículos autónomos, pero se enfrentan a varios problemas para lograrlo.

El principal es la falta de suministro de componentes semiconductores, algo que durante 2020 ha impedido a los fabricantes de vehículos cumplir a tiempo con los pedidos de ciertas categorías de coches. Esto se debe a que, por ahora, la cadena de suministro de chips para el sector automotriz cuenta con poca capacidad de producción, algo que los proveedores quieren solucionar lo antes posible. Pero hay ciertas categorías de semiconductores que van a progresar más rápidamente, ya que los gigantes de la industria se han sumado a los fabricantes tradicionales.

Uno de los mejores ejemplos es la memoria DRAM, cuyos fabricantes están desarrollando nuevas capacidades para la producción de productos específicos para la industria automotriz. Esto vendrá acompañado de un aumento importante de la demanda de los fabricantes de coches, que según los expertos incrementarán el gasto de capital en este tipo de memoria en un 30% (CAGR) durante los próximos tres años. Ejemplos de ello se están viendo ya en marcas muy vinculadas a las nuevas tecnologías automotrices, como Tesla, que ha adoptado nuevos productos de memoria DRAM GDDR5 y nuevas CPU y GPU para sus diferentes modelos de coche eléctrico.

Las estimaciones más recientes de TrendForce son que este año la capacidad media de memoria DRAM instalada en los vehículos que circulan por el mercado mundial será de 4 Gb, pero se espera que esta cifra aumente rápidamente en los próximos tres años. Aunque en 2019 el consumo mundial de DRAM para la industria automotriz solo representó el 2% del total, los expertos prevén que esta cifra irá aumentando a medida que se digitalicen más los vehículos.

Esto beneficiará mucho a la industria, ya que los productos de memoria para aplicaciones automotrices tienen que cumplir con unos estándares de calidad, fiabilidad y durabilidad muy superiores al de la informática convencional, por lo que su precio y su margen de ganancias también son muy superiores a los de la DRAM para PCs y para muchas categorías de servidores. Esto está llevando a muchos fabricantes de primera línea a adentrarse en el mercado de memoria automotriz, que pueden ofrecer productos con una vida útil de entre 7 y 10 años.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Synology