El cable submarino Dunant entra en funcionamiento

  • Noticias y Actualidad

Cable_Dunant_Google_Orange

La infraestructura de cable submarino Dunant, que conecta los centros de datos de Virginia Beach y Francia a través del atlántico, ya está lista para comenzar sus operaciones. Esta nueva línea intercontinental, financiada por Google, permitirá a los acelerar el acceso a los servicios en la nube y proporcionará más ancho de banda a los clientes empresariales en ambas regiones.

En los próximos años la industria de la nube seguirá expandiéndose para proporcionar servicios a los clientes empresariales y consumidores en todo el mudo, que demandan un acceso de mayor ancho de banda a sus datos y aplicaciones. Esto está impulsando la industria de interconexión, que está lanzando nuevos proyectos de cables submarinos por todo el mundo, unas infraestructuras que se tarda un tiempo en diseñar y construir, pero que se están propagando con la llegada de nuevas tecnologías de fibra óptica de más velocidad.

Un ejemplo es el cable Dunant, que conecta los centros de datos de Google Cloud Platform en Virginia Beach (Estados Unidos) con un nodo situado en la localidad de Saint-Hilaire-de-Riez, en la costa atlántica francesa. Este cable se anunció por primera vez en 2018, y ahora la firma SubCom, responsable de su construcción, ha comunicado que ya se encuentra listo para comenzar sus operaciones.

Se trata de una línea de 6.400 kilómetros, con 12 pares de fibra óptica que ofrecen una capacidad total de 250 Tbps, lo que lo convierte en el cable submarino de más capacidad del mundo. Dunant servirá para conectar los puntos de presencia de Google, sus regiones de GCP, sus nodos Edge, CDN y ubicaciones de interconexión en ambas regiones, lo que le permitirá posicionarse con más fuerza en el mercado de la nube europeo, donde tiene pensado expandirse más en los próximos años.

Como explican sus creadores, la tecnología de multiplexación por división de espacio (SDM) pump sharing, que emplea láseres para amplificar múltiples pares de fibra, en vez de uno solo, permite incluir más pares en cada cable, mejorando la disponibilidad del sistema e incrementando la capacidad total hasta esos 250 Tbps. Se trata de una cifra récord que supera los 224 Tbps que proporciona la tecnología óptica de Infinera que emplea el cable Marea, otra importante y novedosa infraestructura que conecta Bilbao con Virginia.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Synology