Los operadores de centros de datos aceleran el ritmo de innovación

  • Noticias y Actualidad

Centro de datos

La transformación digital está provocando un rápido aumento de la demanda de tráfico, capacidad de computación y de almacenamiento en los centros de datos. Para hacer frente a esta situación, los diseñadores y operadores están apostando por la innovación, a través de tecnologías de vanguardia que seguirán evolucionando para seguir el ritmo de la era digital.

Las tecnologías de la información están evolucionando rápidamente a medida que progresa la transformación digital de la sociedad y las organizaciones, lo que también está generando una oleada de cambios en los centros de datos. Para hacer frente a la nueva realidad digital, en la que la demanda de tráfico, computación y almacenamiento no paran de crecer, los operadores están apostando por la innovación, desarrollando tecnologías de vanguardia para aumentar su capacidad.

Los expertos del Uptime Institute han destacado cuatro innovaciones que en los próximos años tendrán un papel decisivo en la evolución de los centros de datos. Muchas de ellas se encuentran todavía en fase de prueba, y los operadores no se pueden permitir implementarlas sin estar seguros de que ofrecen las suficientes garantías. Pero su gran necesidad de evolucionar va a acelerar su desarrollo, con el fin de contar con nuevas soluciones lo antes posible.

Además, dado que se anticipan cambios verdaderamente disruptivos, los expertos opinan que ahora es el momento de correr ciertos riesgos. Por ello, recomiendan a los responsables de TI de los centros de datos que den un paso adelante y comiencen a implementar estas tecnologías, aunque sea a pequeña escala. Este riesgo controlado les permitirá estar listos para avanzar más rápidamente cuando la demanda de ciertas capacidades explote, algo que sucederá con total seguridad en la próxima década.

De hecho, ya en 2021 se espera que se produzcan grandes avances en ciertas innovaciones, de las que el Uptime Institute destaca especialmente cuatro. Se trata de la memoria de clase de almacenamiento, la tecnología de fotónica de silicio, los servidores basados en arquitecturas ARM y la energía definida por software.

La memoria conocida como de clase de almacenamiento (SCM) es una nueva categoría de semiconductores que va a eliminar los actuales límites de capacidad de memoria en los servidores, y que, gracias a su no volatilidad y a su gran rendimiento, permite nuevas posibilidades en el campo del almacenamiento de datos. Además, es mucho más eficiente que las tecnologías de memoria DRAM y NAND Flash actuales, lo que va en sintonía con las nuevas tendencias del sector de centro de datos.

La fotónica de silicio es, quizá la tecnología más disruptiva de estas cuatro, y consiste en emplear la luz para la interconexión de los chips y otros componentes informáticos, en vez de la electricidad. Esto supone una verdadera revolución en el campo de la computación a gran escala, ya que permitiría superar las limitaciones de ancho de banda que actualmente limitan la capacidad de interconexión de equipos. Y podría proporcionar canales más rápidos entre infraestructuras alejadas, empleando algo similar a las redes de fibra óptica más veloces.

Por otro lado, los servidores basados en arquitecturas ARM están comenzando a dejarse ver, y se trata de una tecnología que podría cambiar las actuales reglas de juego en la industria de centros de datos. Porque la infraestructura de servidores se ha basado desde hace muchos años en los chips del fabricante Intel (también AMD), con una arquitectura completamente distinta, y si los diseños basados en ARM lograr demostrar su capacidad para ofrecer soluciones de cara al futuro, es posible que se acabe con la supremacía de las arquitecturas de procesadores tradicionales. Y, según los expertos, 2021 será el año en que esto comenzará a verse.

Finalmente, el concepto de energía definida por software está convirtiéndose en una de las innovaciones más interesantes de la industria, ya que ofrece numerosas v ventajas con respecto a los enfoques tradicionales. Se trata de liberar y virtualizar los activos de energía en los centros de datos, lo que permite una administración más eficiente, centrada en que cada equipo tenga exactamente la energía que necesita. Además, esto permite desarrollar políticas y reglas de prioridad en el suministro energético que permitirán alcanzar mayores niveles de automatización, eficiencia energética y resiliencia en los centros de datos, tanto en las grandes instalaciones como en los centros de datos perimetrales.

Finalmente, los expertos del Uptime Institute destacan que estas tecnologías son complementarias, y anticipan que su desarrollo se llevará a cabo de forma más o menos paralela, buscando y potenciando las sinergias que existen entre ellas. Afirman que ahora es el momento de comenzar a implementarlas en los centros de datos, y apuntan a que las instalaciones hiperescala serán los campos de prueba iniciales, sobre todo para la memoria de clase de almacenamiento y la fotónica del silicio.

Aunque creen que los operadores de centros más pequeños y de computación perimetral también apostarán por estas nuevas tecnologías para proporcionar más capacidad, eficiencia y confiabilidad a sus clientes. Lo harán a una escala menor, que es lo que se necesita en muchos de los nuevos entornos de TI en el borde, como para la automatización de fábricas y almacenes, y para las instalaciones tecnológicas de industrias como el comercio minorista o la atención sanitaria, entre otras.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Western Digital.