Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La industria datacenter quiere estar lista ante otras posibles crisis sanitarias

  • Noticias y Actualidad

centro de datos_apc

A pesar de que los operadores de centros de datos suelen anticipar cualquier eventualidad para estar siempre preparados, la irrupción de la pandemia fue más allá de sus peores previsiones. Esto ha causado una gran inquietud, y la industria está preparándose más que nunca para evitar los problemas que ha experimentado este año si se presenta otra crisis similar en el futuro.

Desde que se declaró la pandemia del coronavirus muchos operadores de centros de datos se apresuraron a afirmar que no sufrirían consecuencias por los problemas que estaban experimentando las cadenas de suministro globales. Pero la realidad es que se han producido interrupciones graves y frecuentes en las operaciones de muchos centros de datos de todas las escalas. En parte se debe a un aumento absolutamente imprevisto de la demanda de ciertos servicios, pero también a que les han salpicado a los problemas sufridos en otras partes de la cadena.

En general, han logrado superar los escollos con bastante éxito, pero los operadores están trabajando para poder gestionar con más eficacia los cambios en la demanda de tráfico y la posible escasez de componentes y de personal en las instalaciones. Esto queda reflejado en la última encuesta realizada por el Uptime Institute, en la que el 94% de los encuestados afirma que se está preparando para la llegada de otra crisis similar a la ocasionada por la pandemia, desarrollando nuevos y más efectivos planes de continuidad del negocio.

Para lograrlo la planificación y la concienciación son más importantes que nunca, por lo que son conceptos que los gerentes de centros de datos están integrando en sus nuevas estrategias de continuidad. Y también están ampliando el alcance de las políticas de gestión y planificación de la recuperación ante desastres. Según el Uptime Institute, los nuevos procesos que quieren implementar los principales exponentes de la industria no estarán listos hasta dentro de dos o tres años, ya que implican cambios tecnológicos y estratégicos que tienen grandes costes.

Ejemplos de ellos son las capacidades de monitorización remota y de automatización de las operaciones, algo que fortalecerá la resiliencia de las instalaciones pero que requiere grandes inversiones y una buena planificación. Mientras tanto, están trabajando en mejores políticas de mantenimiento de las condiciones higiénicas y de distanciamiento social entre los empleados. Asimismo, ya están implementando sistemas para examinar la salud de los visitantes y dotarles de las medidas de protección necesarias para garantizar su seguridad.

Aunque parecen soluciones a corto plazo, en realidad se trata de cambios que se mantendrán en el tiempo, probablemente a pesar de que se controle definitivamente la enfermedad actual. Lo siguiente son los mencionados cambios en las políticas de gestión, pero los más previsores van más allá, y está trabajando en planes de respuesta rápida para poder pasar a condición de alerta máxima ante crisis repentinas. Esto permitirá garantizar la seguridad del personal, sin que se vean afectadas otras medidas fundamentales, como la gestión inteligente del combustible para generar electricidad, o e cambio de las políticas de operaciones y mantenimiento a modo de emergencia.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.