Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Concluye el primer proyecto de centro de datos submarino

  • Noticias y Actualidad

Microsoft_Project_Natick

Dos años después de su puesta en marcha en un archipiélago de Escocia, Microsoft acaba de recuperar el centro de datos submarino que construyeron en el marco del Project Natick. Estas instalaciones han sido el primer paso en el desarrollo de una tecnología cuyo futuro en la industria todavía no está claro, pero que ya ha arrojado datos interesantes que se podrán aplicar a campos como la computación perimetral.

El conocido como Project Natick de Microsoft ha sido una iniciativa innovadora, que pretendía sentar las bases del desarrollo de futuros centros de datos submarinos. Para ello, la compañía construyó y sumergió un pequeño centro de datos en las costas de las islas Orcadas, en Escocia, a una profundidad de unos 35 metros. Estaba compuesto por 12 estantes metidos en un contenedor hermético, equipado con 864 servidores y 27,6 petabytes de capacidad de almacenamiento.

Durante este tiempo las instalaciones han tenido un gemelo en tierra, lo que ha permitido a sus creadores comparar el funcionamiento de ambos centros de datos, lo que ha arrojado resultados muy interesantes. Concretamente, los servidores del centro de datos submarino demostraron ser ocho veces más confiables que los situados en tierra, manteniendo temperaturas más estables. Según los expertos, esto podría deberse a que no se han visto afectados por la corrosión debida al oxígeno, ni por los golpes recibidos por acción del personal humano.

Estos y otros hallazgos serán analizados a fondo para comprender las ventajas e inconvenientes de las infraestructuras construidas de esta forma y basadas en las fuentes renovables que han alimentado el Project Natick durante estos años. Como ha explicado el jefe del proyecto, Ben Cutler, “ahora estamos en el punto de tratar de aprovechar lo que hemos hecho en lugar de sentir la necesidad de ir y probar un poco más. Hemos hecho lo que tenemos que hacer”. Ahora, explica que “Natick es un componente clave que la empresa puede utilizar si es apropiado”.

Por su parte, Spencer Fowers, miembro principal del personal técnico de Proyectos Especiales de Microsoft, ha dicho que han “podido funcionar realmente bien en lo que la mayoría de los centros de datos terrestres consideran una red poco confiable. Tenemos la esperanza de poder ver nuestros hallazgos y decir que tal vez no necesitemos tener tanta infraestructura centrada en la energía y la confiabilidad”.

Microsoft no ha aclarado cuáles son sus planes para el futuro en relación a los centros de datos submarinos, pero sí ha explicado que el proyecto de futuras implementaciones submarinas aún está en sus primeras fases, y no garantiza que este vaya a ser uno de los caminos a seguir por la compañía para sus servicios Azure, para lo que se requerirían docenas de infraestructuras como la del Project Natick.

Pero sí se plantean seriamente la aplicación del conocimiento que está proporcionando este proyecto para el campo de la computación perimetral. Esto se debe a que las implementaciones Edge comparten características importantes con el centro de datos submarino que acaban de recuperar, como la necesidad de protección térmica, sistemas de energía y enfriamiento altamente confiables o una mínima necesidad de mantenimiento.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.