Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Estados Unidos adopta medidas de presión por la ley de semiconductores de Hong Kong

  • Noticias y Actualidad

bandera EEUU

El Departamento de Comercio de los Estados Unidos alerta de que la nueva Ley de seguridad nacional de Hong Kong promulgada por China puede suponer un riesgo estratégico para la industria de semiconductores estadounidense. Ante la posibilidad de que e país asiático se haga con información confidencial norteamericana, y como medida de presión para proteger sus intereses, ha retirado temporalmente el apoyo preferencial que había concedido al protectorado.

La industria de semiconductores de China está avanzando poco a poco hacia una futura independización de los proveedores norteamericanos, pero a cada paso que da el gobierno de EEUU le pone todas las barreras posibles. Ahora, tras la promulgación de la ley de seguridad nacional de Hong Kong por parte de China, el Departamento de Comercio de Estados Unidos ha vuelto a reaccionar presionando económicamente. El pasado 29 de junio anunció oficialmente la retirada del “trato preferencial” que ha ofrecido a Hong Kong, para prevenir que la tecnología estadounidense y la información confidencial pueda acabar en manos chinas.

Como informan los expertos de TrendForce en un reciente comunicado, el problema radica en que el protectorado de Hong Kong se ha convertido en un importante punto de almacenamiento de chips para los fabricantes y distribuidores de tecnología, lo que supone un punto caliente en cuanto al riesgo de intercepción o manipulación. Esto no es más que otra excusa de EEUU par aponer trabas al avance inexorable del sector tecnológico chino con excusas tangenciales, aunque previsiblemente tendrá consecuencias perceptibles para el sector.

Los expertos de Trendforce enmarcan estas acciones dentro de los planes anunciados por Estados Unidos el pasado abril para reducir los riesgos derivados de las exportaciones a países como Venezuela, Rusia y China, cuyo objeto es proteger la propiedad intelectual tecnológica del país. La excusa es que necesitan imponer sanciones y políticas restrictivas para evitar que estos países adquieran información que podría usarse para el desarrollo armamentístico o para la vigilancia de las cadenas de suministro civiles, pero en realidad los motivos tienen mucho que ver con frenar a la competencia extranjera.

En opinión de los expertos de TrendForce, dado que Hong Kong había recibido un trato preferencial en el pasado, la región consiguió convertirse en un punto destacado para la industria global de semiconductores. Ahora, al retirar este apoyo, se prevé que se produzcan cambios importantes en la distribución geográfica de la industria, pero no necesariamente favorables a Estados Unidos.

Ya se han visto movimientos importantes en la industria de semiconductores y se han solicitado nuevas licencias de exportación para trasladar operaciones a otras regiones, y para modificar las rutas comerciales internacionales. En este contexto, los analistas destacan el importante papel de las empresas de Taiwán, que ya desde antes de estas últimas medidas estadounidenses habían comenzado a trasladar sus operaciones y a modificar sus redes de distribución, sobre todo para esquivar las restricciones y aranceles que impone Estados Unidos.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.