Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Reduciendo la tasa de error de bits en el almacenamiento 3D HAMR

  • Noticias y Actualidad

disco duro

La tecnología de Grabación Magnética Asistida por Calor sigue en pleno desarrollo, y la industria sigue trabajando para mejorar sus prestaciones y su fiabilidad, y el siguiente paso parece ser 3D HAMR. Esta tecnología permitirá una mayor densidad de bits, pero todavía tiene una tasa de errores de bits elevada, algo que un equipo de investigadores japoneses está decidido a solucionar.

Aunque el almacenamiento SSD sigue ganando posiciones en algunos de los segmentos más importantes de la industria, los HDD mantienen algunos feudos, sobre todo los que se basan en tener la máxima capacidad en el mínimo espacio posible. Por ello, los principales fabricantes de discos duros tradicionales están invirtiendo en mejorar su tecnología, lo que ha dado lugar a tecnologías como la de Grabación Magnética Asistida por Calor (HAMR), que los expertos están evolucionando hacia lo que se conoce como 3D HAMR.

La siguiente iteración de esta tecnología promete una densidad de almacenamiento aún mayor que la de los discos HAMR convencionales, que los expertos calculan en unos 2 terabits por pulgada (4 tbpsi de densidad total). Pero, con los materiales y tecnologías de grabación actuales esta mejora todavía adolece de una elevada tasa de error de bits, un punto clave en el futuro éxito o fracaso de los discos duros 3D HAMR.

Ahora, un equipo de ingenieros japoneses ha publicado un trabajo de investigación sobre este problema concreto, con el que abordan las causas y posibles soluciones que permitirían reducir esta tasa de errores a niveles aceptables para el almacenamiento. El problema parece aumentar a medida que pasan los años, y precisamente estas unidades de alta capacidad están enfocadas al archivo de datos a largo plazo.

Pero dados los materiales que se usan actualmente, cuya temperatura de Curie es relativamente baja, el trabajo con los discos acaba introduciendo más errores. Por ello, los ingenieros proponen trabajar a para establecer un mejor equilibrio entre el tamaño del grano en el sustrato magnético y sus propiedades de resistencia a la temperatura. Esta parece incrementarse con un grano superior, lo que a su vez reduce la densidad de almacenamiento.

Esta investigación proporciona datos empíricos sobre cómo funciona esta relación en diferentes materiales magnéticos, y sobre cómo se puede trabajar con las distintas variables que intervienen en el aumento de capacidad en los discos HAMR y la tasa de error de bits inherente a los materiales magnéticos empleados en la fabricación e estos discos.