Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La industria IC reduce sus perspectivas para este año

  • Noticias y Actualidad

tecnología, placa, circuito

Como sucede en muchos otros mercados tecnológicos, los fabricantes de circuitos integrados reconocen que este año va a ser más difícil de lo previsto, y acaban de rebajar sus pronósticos para 2020. Según la última previsión de los expertos de IC Insights, correspondiente al mes de abril, la caída del mercado podría ser de entre el 3% y el 4%, inferior al pronóstico de marzo.

La industria de circuitos integrados está siguiendo la misma tendencia que otros mercados afectados por el coronavirus, y cada vez que los expertos publican un nuevo informe de previsiones las cifras son peores. A principios de año las previsiones eran que el mercado crecería a una tasa de un 8% en 2020, tras una caída del 15% en 2019. Posteriormente, durante el mes de marzo, los analistas de IC Insights publicaron una actualización de su informe McClean, en el que trataban de ofrecer una aproximación de los efectos que tendría la pandemia en la industria.

Afirmaban que a causa del COVID-19 el crecimiento de la industria IC se reduciría a un 4%, pero en la última actualización, correspondiente al mes de abril, sus pronósticos son mucho peores. Ahora, afirman que la industria de circuitos integrados podría cerrar el año con una caída de los ingresos de entre el 3% y el 5%, posponiendo hasta 2021 la recuperación prevista para este año. Esto supone que los ingresos quedarían en unos 345.800 millones de dólares, unos 39.000 millones menos que en el pronóstico de marzo.

Teniendo en cuenta cómo está afectando el progreso de la enfermedad en diferentes mercados tecnológicos, estas previsiones todavía podrían ser optimistas, ya que cada vez que los analistas de las principales firmas de investigación publican sus pronósticos, las cifras son más bajas. Esto afecta a numerosas industrias tecnológicas, entre ellas las de dispositivos portátiles, servidores y plataformas de almacenamiento. Todas ellas sentirán el impacto de la paralización de las cadenas de suministro de componentes, y también tendrán que afrontar sus propios problemas para la distribución de productos finales.

Según IC Insights, la pérdida de ingresos afectará a las cuatro principales categorías de circuitos, tanto a los chips lógicos como a la memoria, los microcomponentes y los circuitos analógicos. Aunque se prevé que se produzca un aumento temporal de los ASP de productos como la memoria que podrían contribuir a frenar la caída general de ingresos del mercado general de circuitos integrados. Esto, según análisis recientes de otros expertos, se deberá a la prisa de ciertos grupos de clientes por hacer acopio de memoria este trimestre, en previsión de la escasez que seguramente comenzará a partir de mitad de año.