Los centros de datos son cada vez más eficientes

  • Noticias y Actualidad

Centro de datos BigTec

Esta es la conclusión principal de un estudio reciente, que compara el crecimiento de las aplicaciones que se ejecutan en los centros de datos con el aumento del consumo energético en el sector. Según sus autores, actualmente existe una percepción errónea del papel que tiene esta industria en el consumo global de energía, que se está promoviendo para expandir políticas que benefician a otros sectores.

Este estudio, publicado recientemente en la prestigiosa revista Science, ha sido realizado por investigadores de la Universidad Northwestern estadounidense, la Universidad Santa Bárbara de California y el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley. Según sus datos, desde 2018 el volumen de aplicaciones ejecutadas en los centros de datos ha aumentado un 550%, mientras que el consumo energético de las instalaciones solo ha crecido un 6% en este tiempo.

En declaraciones recientes realizadas por Eric Masanet (U. California), uno de sus autores, a un colaborador de la revista Forbes, “el documento encuentra que el uso de energía de los centros de datos globales es menor de lo que comúnmente se piensa, a pesar del rápido crecimiento reciente en la demanda de datos”. Esto pone en tela de juicio las predicciones que se han hecho populares, según las cuales los centros de datos se están convirtiendo en una de las industrias que más energía consumen, y que más impacto van a tener en la demanda global de energía.

De hecho, en opinión de Masanet y de sus colegas en este trabajo, Nuoa Lei (U. Northwestern) y Arman Shenabi (Laboratorio Nacional L. Berkeley), este crecimiento es perfectamente evitable. Porque según su opinión, las estimaciones anteriores no contemplan las agresivas estrategias de los operadores de centros de datos en materia de mejora de la eficiencia energética, que ya están dando importantes frutos. De hecho, afirman que estas previsiones exageradas se deben a una falta de información sobre esta cuestión particular, y por un sesgo al considerar las instalaciones, ubicaciones, equipos y tendencias de eficiencia energética objeto de análisis.

En cambio, afirman que en su estudio han sido más escrupulosos y han incluido esta información, así como nuevas métricas para el volumen de información manejada en las instalaciones y la utilización de aplicaciones de uso intensivo de datos, entre otras cosas. Su investigación indica que la cantidad de datos, medida en base al tráfico IP, ha aumentado un 11% desde el año 2010. Mientras tanto, el consumo energético de la industria solo ha aumentado un 6%, a unos 205 teravatios por hora, lo que indica claramente una mejoría en la eficiencia energética.

Estos investigadores creen que queda cierto margen de mejora en este sentido, algo que se demostrará en los próximos años. Sin embargo, en sus propias palabras, “la industria de TI, los operadores de centros de datos y los responsables políticos no pueden dormirse en sus laureles”. Porque, según su opinión, “se requerirán esfuerzos diligentes para gestionar un posible crecimiento de la demanda de energía una vez que el recurso de eficiencia existente se aproveche completamente”. 

Y afirman que “la próxima duplicación de las instancias de cómputo del centro de datos global puede ocurrir dentro de los próximos 3 a 4 años”. En este sentido, recomiendan a los responsables de formular las políticas vinculadas a la eficiencia energética de la industria de centros de datos una serie de medidas. La primera es fortalecer y promover estándares de eficiencia energética para los servidores, los equipos de red y las plataformas de almacenamiento de datos. La segunda, desarrollar puntos de referencia en materia de eficiencia energética, publicando las métricas de rendimiento de los equipos de TI.

Por otro lado, aconsejan trasladar la mayor cantidad posible de procesamiento de datos a servicios en la nube, ya que estos operadores se encuentran a la vanguardia de la eficiencia energética en la industria. También instan a los reguladores a que desarrollen políticas de incentivos para que los centros de datos recurran a energías renovables, y para apoyar la investigación de tecnologías de computación, almacenamiento, comunicaciones, refrigeración y diseño de centros de datos más eficientes. 

En conclusión, estos expertos señalan que “dado el importante papel que desempeñarán los centros de datos en los futuros sistemas energéticos, es inaceptable la escasez histórica de conocimiento sobre su uso de energía y las informaciones contradictorias que se han dado a los responsables políticos en esta materia. El uso global de energía del centro de datos está entrando en una fase de transición crítica y, para garantizar un futuro con bajas emisiones de carbono y energéticamente eficiente, no podemos esperar otra década para contar con estimaciones fiables”.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.