Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La interrupción en una fábrica de memoria podría afectar de nuevo a los precios

  • Noticias y Actualidad

Toshiba_WDC_Fabrica_Memoria_1

Recientemente se ha producido una interrupción de las operaciones en una fábrica de memoria de Samsung, lo que en opinión de los expertos podría tener efectos en el mercado. Opinan que podría producirse un efecto similar al que se vivió tras el incidente ocurrido el año pasado en una fábrica japonesa, que hizo subir los precios de los chips por el corte en el suministro.

La semana pasada se produjo un incidente en la fábrica de memoria del fabricante Samsung en Hwaseong (Corea del Sur), que obligó a detener las operaciones de fabricación. La causa podría haber sido una falla en el suministro eléctrico y, aunque todavía no se han podido cuantificar los daños, sus efectos ya se están dejando notar en la cadena de suministro de la compañía. Según parece, la puesta en marcha de las líneas de producción de estas instalaciones llevará un número indeterminado de días, lo que afectará a los flujos de chips, tanto de memoria DRAM como de NAND flash.

Esta interrupción duró aproximadamente un minuto, a causa de la explosión de un cable eléctrico en una subestación local, algo que terminó afectando a la fábrica. La información proporcionada por Samsung no incluye el volumen de obleas de silicio destinadas a memoria DRAM y V-NAND afectadas, ni si se ha dañado definitivamente algún equipo de fabricación, pero se prevé que esto afecte negativamente al flujo de chips destinados principalmente a la industria informática, pero también a la de dispositivos móviles de gama alta.

Como resultado, los expertos de la industria prevén que los precios puedan subir, ya que se recortará el suministro de estos formatos de chips, cuya demanda está creciendo de nuevo. Este tipo de incidentes están siendo cada vez más comunes, y Samsung ya sufrió uno hace casi dos años, causando importantes pérdidas económicas y afectando a la cadena de suministro de memoria. Lo mismo sucedió el año pasado con la fábrica de Toshiba / Wester Digital en Yokkaichi (Japón), que trascendieron a las cifras de la marca, afectando a la demanda de otros proveedores de la industria.

Las consecuencias de esta interrupción son difíciles de calcular ahora mismo, ya que el fabricante se prepara para la salida al mercado este año de una nueva versión d sus smartphones de gama alta, que irán equipados con estos formatos de memoria. Y, tradicionalmente, acaparan chips en previsión de una demanda mayor delo esperado, con el fin de poder acelerar la fabricación de nuevos lotes. Ahora, queda por saber si darán prioridad al inventario interno o a la venta en el mercado de los próximos chips, aunque seguramente tendrá que recortar en ambos sentidos.

En cualquier caso, esto afectará al balance entre la oferta y la demanda de memoria, haciendo que los precio puedan subir, seguramente de forma temporal. El efecto, si es que se produce, comenzará a notarse en los próximos meses, aunque no se espera que se mantenga a largo plazo, a pesar de que Samsung es el principal fabricante de memoria de la industria a nivel mundial. Eso sí, cualquier corte en el suministro de esta marca supone un beneficio potencial para sus rivales, en un mercado e el que la competencia está siendo feroz en los últimos años.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.