Mejoran el proceso de fabricación de los soportes de grabación magnética HAMR

  • Noticias y Actualidad

disco duro

Ingenieros de la Universidad de Toronto han desarrollado un proceso mejorado para la fabricación de soportes de Grabación Magnética Asistida por Calor en los que se emplea una aleación de Níquel-Tantalio. Mediante una técnica de fusión de lecho de polvo con láser y un tratamiento térmico al vacío, que mejora las características microestructurales y permite fabricar los discos rígidos con películas delgadas de mayor calidad.

La tecnología de Grabación Magnética Asistida por Calor (HAMR) es una de las que están empleando los fabricantes de discos duros HDD para incrementar la densidad de área, y en los próximos años será una de las más utilizadas en categorías como las unidades nearline, empleadas en los centros de datos y en otras plataformas de almacenamiento empresarial. Esta tecnología se basa en un sistema de grabación más preciso que el convencional, y en la aplicación de calor sobre la superficie magnética del disco rígido, que está fabricada con una película delgada de diferentes aleaciones de metales.

Entre estas aleaciones está la de Níquel-Tantalio (NiTa), que proporciona la base necesaria para grabar puntos de datos más pequeños y próximos, logrando una mayor capacidad por cada plato. En este sentido, la calidad de estas películas delgadas es fundamental para garantizar la precisión y confiabilidad de la grabación magnética, y la industria emplea técnicas de fabricación como la deposición por vapor, con un objetivo de pulverización catódica de esta aleación de Níquel-Tantalio.

Esta pulverización catódica de la aleación se lleva a cabo mediante un proceso de prensado en caliente (HP), al que sigue un prensado isostático en caliente (HIP), pero este método se puede mejorar para maximizar la calidad y fiabilidad de las películas delgadas de NiTa como soporte magnético. Así lo afirma un equipo de ingenieros de la Universidad de Toronto, que en un artículo publicado en la revista Metals proponen otra técnica.

En sus investigaciones han demostrado que se puede realizar un proceso que mejora la pulverización catódica, empleando tecnología de fusión de lecho de polvo por láser (L-PBF), algo que se emplea comúnmente en la impresión 3D de metales y otros materiales como polímeros. A este proceso sigue un tratamiento térmico al vacío (VHT), con lo que se logra una aleación de NiTa con características microestructurales superiores, resultando en películas de más calidad.

En sus pruebas han demostrado que con este método se logra una microestructura de grano equiaxial más uniforme y una mejor dispersión del Tantalio, que es el elemento clave de esta aleación. Y afirman que estos procedimientos eliminan las dislocaciones durante el proceso de recuperación y recristalización, logrando un grano más pequeño y mejor distribuido en la película magnética que se emplea en los platos destinados a la grabación HAMR.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Synology