Nuevos desafíos para romper el bloqueo de proveedores de la nube

  • Noticias y Actualidad

cloud nube

Las empresas que dieron el paso hacia la nube hace unos años están encontrándose con ciertos problemas al escalar sus servicios de almacenamiento y computación, como el aumento del coste. Aunque pueden cambiar a otro proveedor que ofrezca condiciones más asumibles, el costo de esta transición también es elevado, y muchas organizaciones se enfrentan a un bloqueo que mina su desarrollo digital y reduce la flexibilidad.

Una de las mayores críticas que se hacen a los proveedores de servicios en la nube es que imponen una suerte de bloqueo a sus clientes, que tienen muchas dificultades para cambiar de un proveedor a otro. Aunque el Dr. Owen Rogers, director de investigación de computación en la nube del Uptime Institute, explica que las organizaciones siempre se han visto afectadas por bloqueos. Antes de que existiese la nube se veían condicionadas por al hardware, los sistemas operativos, las plataformas de bases de datos, los centros de datos y los proveedores de redes, y tenían muchas dificultades para adoptar nuevas tecnologías y plataformas.

En la era de la nube estos problemas son menos patentes, y el bloqueo que se atribuye a los proveedores cloud no está en la imposibilidad de moverse de una plataforma a otra, sino en que el costo de hacerlo puede superar a los beneficios. Rogers comenta que el modelo altamente flexible de la nube es el impulsor de este bloqueo. En el núcleo del modelo cloud se encuentran los centros de datos, con sus propios servidores y sistemas operativos. En su mayoría, estas tecnologías no son revolucionarias en sí, y lo que realmente ha atraído a las empresas a la nube es el modelo de precios y de consumo bajo demanda.

Pero a medida que los clientes de la nube escalan sus operaciones en cloud, el costo se multiplica, llegando a niveles inesperados por aumento de capacidad de almacenamiento y computación, y por el incremento del tráfico entrante y saliente. Fuera de su control quedan las capacidades planificación y aprovisionamiento, que están en manos de los proveedores, y que muchas veces genera problemas a los clientes, quienes no pueden hacer nada para cambiar la situación.

En palabras de Rogers, la amenaza de bloqueo se hace mayor cuando se compara la nube con la infraestructura fuera de la nube, en términos de flexibilidad. El cliente puede consumir recursos en función de lo que necesite, pero el proveedor puede realizar cambios si consultar a sus clientes, incluyendo aumentos de precio por sus servicios. Si este incrementa las tarifas avisando solo unas semanas o días antes, no incumple el contrato, y los clientes pueden optar por irse si lo desean.

Pero para la mayoría de empresas no es posible apagar las cargas de trabajo de misión crítica por un aumento de precios, y en la práctica se ven forzados a continuar con este proveedor. Si, a pesar del coste, deciden cambiar de proveedor, se enfrentan a tarifas de salida que pueden ser muy elevadas, a las que se suman las tarifas de entrada del nuevo proveedor. Rogers destaca que el modelo de la nube expone al comprador a aumentos y reducciones inesperados del precio, y la tendencia general de la industria ha sido a bajar los precios, aunque no es seguro que siga siendo así.

En contraposición, el modelo de infraestructura de colocación y del centro de datos propiedad de la empresa puede venir acompañado de aumentos de precio por el alquiler o el coste de la infraestructura, pero el efecto no es tan inmediato como en los servicios que se consumen bajo demanda. En el caso de una TI en propiedad, se puede apurar más la vida útil de los equipos para posponer las costosas actualizaciones de hardware. Y en los servicios de colocación los costes podrían aumentar, pero la actualización entraría en vigor al finalizar el contrato, y no en solo unos días o semanas, como en el caso de la nube.

Las empresas que están comenzando a migrar a la nube para acelerar su digitalización encuentran en los modelos de consumo bajo demanda la solución perfecta para adoptar nuevas tecnologías sin grandes costes, pero las que llevan tiempo en la nube y han aumentado sus necesidades de TI están cambiando de enfoque hacia una combinación de servicios en la nube y TI en propiedad o alquiler, que les permite mantener la flexibilidad donde se necesita, sin incurrir en costros tan elevados como los que impone un modelo basado solo en servicios cloud.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Western Digital