Se aceleran las ventas de equipos de red de alta velocidad para centros de datos

  • Noticias y Actualidad

Conectividad_cables_fibra_1

En los próximos cuatro años el mercado de conmutadores de red para centros de datos va a crecer a una tasa interanual compuesta del 9%, y los nuevos estándares están ganando peso en la industria. Especialmente los equipos con capacidad de 800 Gbps, que para el año 2025 representarán el 25% de todos los puertos enviados, superando incluso a los de 400 Gbps.

Desde que comenzó la crisis sanitaria el mercado de conmutadores de red Ethernet para centros de datos ha logrado mantener unas cifras razonables, bajando ligeramente sus ventas. Pero ahora que la economía se está reactivando, también lo está haciendo la demanda de estos equipos, y se espera que este año logre crecer de nuevo hasta niveles anteriores a la pandemia.

Durante el mes de julio, los investigadores de Dell’Oro Group han realizado nuevos pronósticos sobre el comportamiento del mercado en los próximos cinco años, y afirman que la pandemia ha acelerado los proyectos de transformación digital, exacerbando la necesidad de mejorar las redes de los centros de datos. Esto tendrá como consecuencia un aumento del mercado de conmutadores Ethernet para estos entornos, principalmente de los nuevos estándares de alta velocidad, que permitirán elevar la capacidad de las redes.

En base a las entrevistas que han realizado a los principales proveedores de conmutadores Ethernet, han constatado que varios tienen sus fábricas operando a pleno rendimiento, y seguirá habiendo problemas de suministro durante el resto del año. Esto afectará a los precios y a la capacidad de ventas en el mercado global, que podría ser menor de lo esperado, dependiendo de varios factores como el comportamiento de compra de los grandes proveedores de la nube.

Los expertos afirman que se van a producir una serie de cambios que afectarán a las arquitecturas de red en proceso de migración a los nuevos estándares de alta velocidad. Estos provendrán de las limitaciones de consumo energético y de las nuevas topologías de red que se requieren para brindar capacidades de Inteligencia Artificial y Aprendizaje Automático. Los hiperescaladores tendrán que tomar ciertas decisiones sobre la adquisición de chips de red, bases de conmutación, sobre el número de niveles de las nuevas redes y sobre la velocidad que podrán alcanzar para adquirir estas capacidades.

Se espera que aumente la diversidad de arquitecturas de red dentro de los grandes centros de datos hiperescala de los proveedores de servicios en la nube. Algunos se centrarán más en las mejoras de latencia, mientras que otros buscarán un incremento de la potencia. Lo que sí será común a todos es la búsqueda de una reducción de costos. En cuanto al rendimiento, la clave de la evolución de las redes estará en los sistemas de transmisión óptica en los centros de datos, una tecnología que facilita la transición a los estándares de 400 Gbps y superiores.

Pero llevar a cabo una transición a estas nuevas tecnologías ópticas tiene u coste elevado, y no todos los operadores de centros de datos van a seguir este camino a corto plazo. Las estimaciones de Dell’Oro son que las tecnologías ópticas de 400 y 800 Gbps representarán entre el 60% y el 70% del gasto de red, dejando menos de la mitad para los equipos de velocidad inferior a los 400 Gbps.

Además, los sistemas ópticos van a ir desplazando algunos de los sistemas de transporte de alta densidad basados en la multiplexación por división de longitud de onda (DWDM) en ciertos casos de uso de interconexión de cetros de datos (DCI). Y, mientras que las ópticas conectables son el factor de forma preferido frente a las integradas, es posible que presenten algunos problemas térmicos y de densidad, a medida que las velocidades se vayan acercando al siguiente escalón de rendimiento, que será el de 1,6 Tbps.

Todos estos factores afectarán al desarrollo del mercado de conmutadores Ethernet para centros de datos, pero de momento los expertos creen que la adopción del estándar de 800 Gbps se acelerará en los próximos años, superando para el año 2024 a la de equipos de 400 Gbps. Esto se verá impulsado por la disponibilidad de SerDes de 100 Gbps, entre otros factores. Los investigadores explican que su pronóstico refleja la capacidad de conmutador de los puertos que incluyen los conmutadores, independientemente de cómo estén configurados. Aunque puntualizan que los primeros puertos de 800 Gbps se utilizarán en modo de división, ya sea en forma de 8x100 Gbps o 2x400 Gbps.