Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las baterías de litio se imponen en los centros de datos

  • Noticias y Actualidad

Centro de datos

En los últimos años los operadores de centros de datos se han visto forzados a ir adoptando baterías de iones de litio para sus sistemas de alimentación ininterrumpida. Se podría considerar como un avance lógico frente a las clásicas baterías de plomo y ácido utilizadas en la industria, pero esta transición también tiene consideraciones éticas, debido a la escasez de recursos y al impacto ambiental.

Los expertos de la industria prevén que en los próximos años se va a acelerar la adopción de baterías de iones de litio para centros de datos, ya que los operadores están abandonando las clásicas y altamente contaminantes baterías de plomo y ácido. Esto supone una mejora importante para el sector, que se ha ido posponiendo hasta que esta tecnología se ha podido considerar como “altamente probada”, ya que en los centros de datos las tecnologías de respaldo energético deben ser absolutamente fiables.

Ahora que esta tecnología de baterías está totalmente asentada en muchas industrias, los centros de datos han comenzado a adoptarlas en sus nuevos sistemas de alimentación ininterrumpida, y este proceso de transición continuará en los próximos años. Pero, como comenta el colaborador Andy Lawrence en un reciente artículo del Uptime Institute, esto también tiene otras implicaciones, ya que esta tecnología también genera un impacto ambiental y suscita un debate ético.

Los recursos necesarios para fabricar baterías de iones de litio son, en general, más escasos que los de baterías de plomo y ácido, por lo que hay un precio a pagar por las mejores características en materia de capacidad de carga, entrega de energía, durabilidad y densidad de energía que proporcionan las baterías de iones de litio. Estas mejoras, junto con la posibilidad de usar este tipo de baterías para almacenar carga proveniente de energías renovables, hace que le industria de centros de datos vaya a seguir adoptándolas.

Aunque desde el Ultime Institute afirman que los centros de datos solo representan una porción microscópica de todas las baterías de iones de litio que están actualmente en circulación, esto podría cambiar. A medida que el sector vaya adoptándolas y continúe con las políticas de eficiencia energética y consumo de renovables, se espera que aumente considerablemente el porcentaje de instalaciones dotadas de este tipo de unidades de energía.

Por ello, los expertos afirman que en este avance tecnológico de la industria se debería tener en cuenta la sostenibilidad, algo que debería abarcar toda la cadena de suministro de este tipo de baterías, desde las materias primas hasta el reciclaje de las baterías una vez que finalice su ciclo de vida útil. Algo similar está sucediendo en torno a los vehículos eléctricos y los sistemas de almacenamiento de energía en otras industrias, cuyas políticas de sostenibilidad pueden servir como ejemplo a los centros de datos.

Y uno de los problemas más acuciantes en la actualidad es que no existe una verdadera industria dedicada al reciclaje de este tipo de baterías, por lo que la industria podría enfrentarse a costes y sanciones importantes si se incrementa el uso de esta tecnología. Y otro de los problemas proviene de la extracción de los minerales que componen estas baterías, esencialmente litio y cobalto. El primero está concentrado en tres países de Sudamérica, donde las condiciones laborales no son las ideales.

Por su parte, la extracción de cobalto se lleva a cabo en otros países que están en peor situación, como el Congo, así que existen graves conflictos en lo que se refiere a la responsabilidad social corporativa. Esto afecta a los distintos integrantes de la cadena de suministro, pero la industria de centros de datos se encuentra cada vez más implicada en el concepto de desarrollo sostenible, por lo que es un factor que deberán tener en cuenta en el futuro. Esto supone seleccionar cuidadosamente a los proveedores para no contribuir a la explotación, lo que podría afectar a su reputación en la industria tecnológica, cada vez más preocupada por el medio ambiente.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.