Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Nuevas estrategias de redundancia para los datos de la nube

  • Noticias y Actualidad

seguridad nube cloud

Investigadores chinos han desarrollado una nueva estrategia para mejorar la redundancia de datos en el almacenamiento de datos en los entornos de la nube. Su enfoque se basa en mejorar las condiciones en torno a las transmisiones de red, empleando un sistema de redundancia de datos adaptativa, que ajusta sus parámetros en función de las condiciones de la red.

La red es uno de los puntos flacos de las estrategias de adopción de la nube entre las empresas, ya que los problemas de seguridad y estabilidad ponen en riesgo los datos que se transmiten entre la TI local y la nube en ambos sentidos. Las redes públicas no son lo suficientemente seguras ni estables, pero las redes privadas también pueden presentar los mismos problemas, ya que sus condiciones también son cambiantes.

Ante esto, un grupo de investigadores de China han desarrollado una estrategia que permite combatir la alta tasa de error que pone en riesgo la integridad de los datos que se transmiten a través de las redes. Esto tiene como objetivo reducir el retraso promedio y mejorar la confiabilidad y estabilidad del sistema, con un ligero coste que consiste en aumentar ligeramente el espacio de almacenamiento.

Se denomina ADRS (Estrategia de Redundancia de Datos Adaptativa), y combina la replicación de fragmentos y el código LT (Transformación de Luby). Esta técnica permite ajustar de forma automática los parámetros de acuerdo con el estado de la red en cada momento, lo que permite optimizar el rendimiento de las redes de almacenamiento en la nube.

Según sus creadores, cuando la cantidad de paquetes enviados desde la fuente por los nodos del servidor es menor que el umbral preestablecido, el sistema de replicación de fragmentos se convierte en el nodo principal, complementándose con el código LT. Y, cuando la cantidad de paquetes fuente es mayor que el umbral, el código LT se convierte en el modo de almacenamiento principal complementándose con el sistema de replicación de fragmentos.

Según las pruebas y simulaciones realizadas por estos investigadores, la estrategia ADRS logra integrar completamente las ventajas de la replicación de fragmentos y el código LT, reduciendo el retraso promedio y mejorando la confiabilidad y estabilidad del sistema. Y el coste de esta estrategia es tan solo un ligero aumento del espacio de almacenamiento utilizado.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.