Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La nube privada como respaldo para los datos de la nube pública

  • Noticias y Actualidad

nube cloud

En los últimos tiempos las empresas se han dado cuenta de que la nube pública tiene ciertos inconvenientes, ya que los cortes en el servicio se han vuelto más frecuentes de lo esperado, poniendo en peligro los datos. Y el problema se encuentra en que las empresas que basan en el almacenamiento en la nube y SaaS se enfrentan a riesgos ocultos, como la imposibilidad de restaurar los datos tras un fallo en la nube, lo que está impulsando el uso de copias de seguridad en la nube privada.

La nube pública ofrece muchos servicios fundamentales para las empresas, desde el correo electrónico y las redes sociales a la administración de las aplicaciones y el propio almacenamiento de datos. Por ello muchas organizaciones se han pasado a la nube pública mediante modelos de Software como Servicio, lo que les proporciona numerosas ventajas operativas y ahorros de costes en infraestructura y personal dedicado al área de TI. Pero esta forma de trabajar también tiene una serie de contrapartidas, que se están manifestando en los últimos tiempos.

Por ejemplo, los cortes en los servicios de proveedores cloud tienen consecuencias y costes inesperados, y las empresas están empezando a buscar alternativas. Uno de los mayores problemas es que muchos de los servicios en la nube, ofrecidos bajo modalidades de pago por uso, incluyen la computación y el almacenamiento básico, pero no la copia de seguridad de los datos que alojan. Por ello, las empresas pueden sufrir pérdidas de información vital que pueden tener un coste económico, generar retrasos operativos y empeorar las relaciones con los clientes que se puedan ver afectados.

A la hora de contratar servicios de este tipo las empresas no pueden valorar estos riesgos ocultos, que van saliendo a la luz con el tiempo. Pero tras un tiempo de experimentar estos inconvenientes, cada vez valoran más las posibilidades que les ofrece contar con una nube privada adicional. Y la principal ventaja que aporta este enfoque es contar con una copia de seguridad propia de los datos de la nube ya que, a pesar de que los proveedores cloud tienen sistemas propios de backup, generalmente esta capacidad no se traslada a los clientes. Estos tienen la posibilidad de hacer backup de sus dispositivos y datos en la nube, pero no a la inversa, lo que genera importantes riesgos potenciales.

Para mitigarlos, los expertos recomiendan a las organizaciones que dispongan de una infraestructura de nube privada, destinada como poco a ese tipo de copias de seguridad, que garantice la continuidad de sus operaciones. Para ello sirven soluciones NAS capaces de almacenar los datos y dar acceso a múltiples usuarios a través de la red interna y externa, lo que facilita las operaciones dentro de la empresa y en movilidad. El archivo de datos desde cloud a una infraestructura NAS ofrece la posibilidad de conservar documentos importantes de forma segura por tiempo prolongado, lo que ayuda en el cumplimiento normativo, mientras que en la nube pública el tiempo de retención de datos es más corto, y si se quiere ampliar genera un coste adicional.

A la hora de escoger una solución NAS para crear una nube privada, los exertos recomiendan a las empresas que consideren ciertas capacidades importantes en las plataformas existentes en el mercado. Para empezar, deben tener en cuenta los objetivos de punto de recuperación (RPO), que son los intervalos en los que se puede esperar una pérdida de datos. Además, es importante que cuente con los modos de copia de seguridad necesarios para la empresa, que pueden ser copia continua, manual y/o programada. Además, la deduplicación es una característica importante, ya que permite eliminar las copias de seguridad duplicadas, aprovechando al máximo la capacidad disponible en el sistema. Asimismo, la creación de instantáneas únicas es importante, ya que permite que archivos como los contenidos en los emails o las agendas presentes en la nube pública se almacenen solo una vez en el NAS, ahorrando espacio que, de otra forma, se gastaría de forma innecesaria.

Por último, es recomendable tener en cuenta el costo total del software de respaldo y de los destinos (servidor de almacenamiento físico o en la nube), ya que la mayoría del software existente cobra por la cantidad de cuentas en uso, lo que genera importantes costes. Pero algunas soluciones tienen costes fijos y muy razonables, lo cual puede ser una buena opción para las empresas.

Sea como fuere, todos los expertos afirman que la copia de seguridad no debería ser algo opcional para los entornos de nube, sino que es una característica crítica. Y, si no la ofrece el proveedor cloud, es casi imprescindible habilitarla a través de una nube privada. Por ello, las organizaciones deberían tener muy en cuenta las consecuencias de no respaldar sus datos en la nube, y valorar como una prioridad la copia de seguridad privada para no depender excesivamente de las capacidades de la nube.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores: NetAppHuawei y HPE.