Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las idas y venidas del brexit afectan a la industria de centros de datos británica

  • Noticias y Actualidad

Brexit

Como le está ocurriendo a otros muchos sectores, los flujos políticos vinculados al Brexit están causando estragos en la industria de centros de datos. Estas empresas han llevado a cabo planes de contingencia para prepararse de cara a una salida abrupta de la Unión Europea, algo que ya está comenzando a impactar en su economía, y que podría tener consecuencias a largo plazo.

Diferentes plazas británicas están entre las primeras de la industria de centros de datos Europea, y en el último año las empresas del país han estado llevando a cabo preparativos a marchas forzadas para enfrentarse lo mejor posible a una posible salida de la Unión Europea sin acuerdo. Estos movimientos abarcan desde la compra de empresas y la construcción de instalaciones dentro de la UE a la negociación de acuerdos de flujos de datos con los países de la Unión, que les permitirían seguir operando con sus clientes europeos.

Todo esto ha generado una oleada de inversiones que han maquillado un poco las cifras del sector datacenter en Reino Unido, cuyas inversiones parecían resistir las oleadas de incertidumbre que estaban provocando las negociaciones para el Brexit. Pero la realidad parce ser bien distinta, y los movimientos y acuerdos que han realizado estas empresas podrían tener un impacto significativo en los precios a medio y largo plazo, afectando a la competitividad de la industria en UK.

Así lo afirman los expertos que ven peor la situación de las empresas del reino Unido, a pesar de que dentro de la UE también se hayan producido movimientos similares a los realizados por las firmas británicas. El resultado es un aumento de las instalaciones hiperescala, de los cables de comunicación transcontinentales y de las líneas de fibra dentro de la región. Todo esto es positivo para el mercado, a priori, ya que mejora las infraestructuras y las capacidades disponibles para los clientes, pero podría tener un coste adicional, ya que este aumento de demanda podría tener un impacto directo en los precios del suelo, el suministro eléctrico y de otros recursos para centros de datos.

Esto preocupa especialmente a las pequeñas empresas del sector, que se podrían ver en mayores dificultades para afrontar este sobrecoste sin que impacte en el precio para el cliente final, algo que preocupa a los expertos. Como resultado, se podría impulsar una nueva oleada de operaciones de compra y fusión de empresas, algo que impulsaría una nueva fase de consolidación del sector de centros de datos, y no todos creen que esto sea positivo.

En palabras de diferentes expertos en la materia, peligran especialmente las pequeñas empresas y las startups, que no tiene capacidad para enfrentarse a los cambios que vendrán con cualquiera de los posibles finales del brexit, haya o no acuerdo. Porque la industria necesita prepararse para cualquier escenario, y las pequeñas empresas tiene menos recursos y una capacidad de maniobra y de preparación limitadas.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.