La competencia entre proveedores NAND Flash impulsa la caída de precios

  • Noticias y Actualidad

Descenso

El mercado de memoria NAND Flash ha entrado en sobreoferta como consecuencia del descenso de demanda en el tercer trimestre, avivando la competencia entre los proveedores de chips. Esto conducirá inevitablemente a una importante caída de precios en el cuarto trimestre del año, que los expertos cifran entre un 15% y un 20%.

A partir de mediados de año la demanda de memoria NAND flash se ha ido enfriando y en el tercer trimestre el precio de las obleas de memoria ha caído entre un 30% y un 35%. Los inventarios de los clientes y de los propios fabricantes se han ido llenando, lo que está incentivando la competencia entre los proveedores. Como consecuencia, los expertos de TrendForce anticipan que en el cuarto trimestre de 2022 el precio de la memoria va a descender entre un 15% y un 20%. Esto llevará a los fabricantes al borde de las pérdidas, por lo que se anticipa un recorte en la producción para finales de año.

En el segmento de SSD de clientes, los investigadores destacan la creciente caída de la demanda en el segundo semestre del año, impulsando la contención de adquisiciones. Para responder al descenso de los envíos los proveedores serán más flexibles con los precios, algo que también afectará a categorías emergentes como los SSD PCIe 4.0 basados en chips de 176 capas. La oferta está moviéndose hacia los modelos de 512 Gb y las unidades basadas en chips QLC, un segmento en el que la guerra de precios se intensificará en los próximos meses, llevando a una caída estimada entre el 15% y el 20%.

Por otra parte, el mercado de SSD empresariales se prepara para un descenso de la demanda de SSD para servidores en estos últimos meses del año, pero los proveedores se esforzarán por incentivar la compra de SSD PCIe 4.0 basados en chips de 128 capas. Esto llevará a una depreciación que podría ser igualmente de entre el 15% y el 20% en el cuarto trimestre del año, provocada por la combinación del descenso de demanda y el lanzamiento de nuevos productos.

El segmento de eMMC acusará la baja demanda de Chromebooks y televisores y, aunque probablemente aumentarán los pedidos de productos de red equipados con este tipo de memoria, el precio de esta categoría podría caer entre un 13% y un 18% en el cuarto trimestre. Por su parte, el almacenamiento UFS sufrirá su propia caída de ventas por la baja demanda de smartphones, la principal aplicación de este formato de NAND Flash. El inventario de las marcas y de los clientes se mantiene alto, lo que llevará a un descenso de precios que podría extenderse hasta los primeros meses de 2023, como mínimo.

Finalmente, los expertos de TrendForce destacan que el pesimismo se está extendiendo en el mercado de obleas NAND Flash, después de la fuerte caída del tercer trimestre. La baja demanda de productos de electrónica de consumo y la contención de ventas en segmentos clave de SSD están poniendo dificultades a los fabricantes, que corren el riesgo de ver cómo los precios se acercan a los costes de fabricación. Por ello, de cara a finales de año se espera que las fundiciones se esfuercen por dar el salto a nuevos procesos de fabricación que les permitan optimizar más los costes y superar el bache, a la espera de que en 2023 aumente de nuevo la demanda de almacenamiento de estado sólido en los principales segmentos del mercado.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas?  Conoce más sobre el software FUJIFILM Object Archive, el almacenamiento sostenible, las tecnologías de soporte de almacenamiento de datos o las cintas LTO de FUJIFILM para estar al día de un sector en crecimiento.