Aumenta el interés en la refrigeración líquida para centros de datos

  • Noticias y Actualidad

almacenamiento_servidores_flash

La densidad y la miniaturización de la infraestructura de computación y almacenamiento en los centros de datos está aumentando, y la industria está buscando soluciones más eficientes para enfriar los equipos. En este contexto está aumentando el interés por las diferentes tecnologías de refrigeración líquida, que están pasando de ser soluciones de nicho a encontrar un lugar en los centros de datos.

Con el progresivo aumento de potencia y densidad de TI en los centros de datos los operadores se enfrentan a dificultades para enfriar las salas de servidores mediante las tradicionales tecnologías de refrigeración por aire. Al mismo tiempo, buscan nuevas soluciones que permitan aumentar la eficiencia, reduciendo el consumo energético y su consiguiente impacto ambiental. Según los expertos del Uptime Institute, esto está generando nuevas oportunidades para los proveedores de refrigeración líquida, que están desarrollando tecnologías enfocadas a diversos usos en los centros de datos.

En un reciente artículo publicado en su web, su colaborador Lenny Simon explica que actualmente la refrigeración por aire se emplea en un 85% del total de operaciones TI empresariales. Solo un 7% afirma estar usando alguna tecnología de refrigeración líquida (DLC), casi exclusivamente en mainframes y algún bastidor, mientras que solo un 9% utiliza soluciones DLC en operaciones de más envergadura.

Pero los expertos están convencidos de que en los próximos años estos porcentajes van a cambiar sustancialmente, y en una encuesta reciente el Uptime Institute ha hallado que casi dos tercios de los encuestados de la industria considerarían la refrigeración líquida como una opción de cara al futuro. Relacionan esto con el aumento de densidad de potencia en las instalaciones, algo que a su vez aumenta la generación de calor, llegando a superar las capacidades de enfriamiento de los sistemas de refrigeración por aire actuales, o haciéndolos mucho menos eficientes.

Sus pronósticos más recientes indican que esto cobrará importancia a raíz de la llegada al mercado en 2022/2023 de nuevas generaciones de servidores con más densidad, que en ciertos casos excederán las capacidades de la refrigeración por aire existente. Estos equipos utilizarán procesadores con clasificaciones térmicas de 300 vatios y superiores, y con límites de temperatura más reducidos, lo que requerirá tecnologías de enfriamiento más efectivas.

Como consecuencia, las tecnologías de enfriamiento por aire podrían volverse obsoletas para los nuevos equipos, y los operadores buscarán soluciones que garanticen el funcionamiento dentro de los márgenes operativos adecuados. A esto se suman las modificaciones recientes en las normativas de eficiencia de los centros de datos, que obligarían a aumentar la temperatura de las salas de servidores para mejorar la eficiencia general, algo que perjudica el funcionamiento de la refrigeración por aire.

Para los expertos se ha llegado a un punto en el que ha dejado de considerarse si es o no adecuado considerar las soluciones de enfriamiento líquido, y ahora es una cuestión de cuándo se hará. En su encuesta han hallado que la mayoría de las empresas espera que al menos un 10% de sus gabinetes tendrán refrigeración líquida para dentro de cinco años. Y en investigaciones anteriores han visto que la industria ha llegado al consenso de que en unos siete años podría producirse una adopción masiva de soluciones DLC. Asimismo, solo unos pocos encuestados creen que la refrigeración por aire seguirá siendo la tecnología dominante dentro de 10 años.

En este tiempo se producirán grandes cambios en las tecnologías DLC, ya que no existe un enfoque único ni una tecnología que resulte la más adecuada para todas las implementaciones. Y los expertos esperan que en los próximos años se acelerará la innovación en este campo. Por el momento, la tecnología más extendida es la de placas frías que utilizan productos como el agua purificada, desionizada o mezclada con glicol. Pero existen preocupaciones por las posibles fugas, lo que podría frenar el interés por este tipo de DLC.

Aunque existen otros enfoques con posibilidades de implementación a gran escala, como la refrigeración por inmersión basados en chasis autónomos (monofásicos) o los acumuladores de piscina, también monofásicos o bifásicos y otros tipos de plazas frías. Los expertos consideran que en estos espacios hay muchas posibilidades de futuro, así como en otras tecnologías como el enfriamiento directo a chip, que seguirá encontrando un lugar en determinadas infraestructuras, pero quizá no a gran escala.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Synology