El futuro de los SSD empresariales está en PCI Express y NVMe

  • Noticias y Actualidad

Samsung SSD data center

Los sistemas de almacenamiento empresarial basados en discos de estado sólido están evolucionando para aprovechar las características de las últimas tecnologías del sector. Actualmente se siguen usando interfaces SAS por su funcionalidad de doble puerto, pero la industria está adoptando paulatinamente soluciones basadas en PCI Express, que ofrecen latencias más bajas y son capaces de sacar el máximo partido a los SSD más rápidos.

En poco tiempo los SSD PCI Express se han convertido en la opción preferida para el almacenamiento principal en los servidores, logrando incrementar el rendimiento de los equipos a un nuevo nivel. Pero en lo que se refiere al almacenamiento de datos general, los HDD siguen dominando muchas de las aplicaciones masivas. En las plataformas de datos de alto rendimiento las empresas y centros de datos sí han adoptado los sistemas híbridos y AFA, que emplean SSD, pero en muchos casos todavía utilizan interfaces SAS, debido a que ofrecen capacidades superiores a SATA, como el doble puerto, que proporciona la necesaria redundancia.

Pero la industria está comenzado a desarrollar soluciones basadas en la interfaz PCIe, con discos NVMe, que ofrecen latencias muy bajas y tasas de lectura y escritura mucho más elevadas. Además, los sistemas de alto rendimiento se pueden integrar en redes de almacenamiento basadas e NVMe-oF, aprovechando las arquitecturas de redes TCP ethernet preexistentes, reduciendo los costes de la actualización. Conscientes de ello, los fabricantes de discos SSD NVMe están lanzando unidades de doble puerto que están captando la atención de los clientes.

La actualización de los sistemas de almacenamiento a plataformas PCI Express requiere grandes inversiones, ya que muchos SSD SATA no explotan realmente el rendimiento de la memoria flash, pero la mayoría de fabricantes de discos de estado sólido no están trabajando en nuevas unidades SATA. Por el contrario, están apostando por las interfaces PCIe para las nuevas infraestructuras que salen al mercado, lo que para los expertos indica claramente que el futuro del almacenamiento de estado sólido en entornos empresariales y de centros de datos está en las unidades PCIe.

El mercado de unidades SATA ha experimentado un repunte en los últimos meses, pero los expertos lo atribuyen a que muchas empresas han querido extender el ciclo de vida de sus sistemas preexistentes por temor a la incertidumbre económica, y pospondrán la transición a PCIe. Otro de los cambios que se están produciendo está en el factor de forma. Tradicionalmente se ha utilizado el de 2,5”, pero en los últimos tiempos ha comenzado a ganar peso EDSFF (Enterprise & Data Center SSD Form Factor), que mejora el aprovechamiento de la memoria flash y permite una mejor disipación del calor de la superficie de los discos, algo que cobrará importancia a medida que se expanda la presencia de SSD PCI Express Gen 4.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Western Digital