Almacenamiento de datos en moléculas fluorescentes que se pueden imprimir

  • Noticias y Actualidad

Almacenamiento moleculas fluorescentes

Científicos norteamericanos han desarrollado una tecnología que permite el almacenamiento de datos codificado en pigmentos de tinta que pueden ser impresos. Se basa en el uso de moléculas fluorescentes de un tamaño mayor que las de ADN, pero que permite una gran densidad de área con unos tiempos de grabación y lectura muy superiores, y un coste mucho menor.

El almacenamiento molecular se presenta como una de las opciones más interesantes para el archivo de datos digitales a largo plazo, lo que está impulsando el desarrollo de diferentes tecnologías, como el registro de información en ADN sintético. Pero por el momento no se ha logrado un método de almacenamiento molecular efectivo, que resista los procesos de lectura y con un coste razonable como para lanzar productos comerciales. Mientras tanto están surgiendo otras alternativas que pueden encontrar su lugar en el campo del archivo de datos inmutables, como la que ha desarrollado un equipo de investigadores de la Universidad de Harvard y de la Universidad Northwestern de Illinois.

Se trata de un sistema para codificar datos en una combinación de moléculas fluorescentes que se mezclan en una solución de tinta que puede ser impresa con las tecnologías actuales. Según explican en el artículo que han publicado en la revista ACS Central Science, su invento resuelve problemas que presentan otras propuestas de almacenamiento molecular, como el excesivo tiempo de grabación y lectura, el elevado costo de los procesos o la destrucción de la información al leerla, como ocurre con diferentes tecnologías basadas en ADN.

En cambio, esta tecnología emplea un enfoque de almacenamiento de información d escritura única y lectura múltiple (WORM), empleando una mezcla de moléculas de tinte fluorescente unidas mediante un enlace covalente a un sustrato de Epoxi. Emplean un sistema de inyección de tinta para imprimir una matriz de puntos sobre una superficie, en la que se incluyen diferentes colores en cuya disposición queda codificada la información. Y para leer la información se emplea un microscopio equipado con un detector fluorescente multicanal que es capaz de realizar una lectura simultánea de toda la matriz, sin depender de la detección de moléculas individuales para la comprensión de la información.

Afirman que esta tecnología permite más de 1.000 lecturas de los datos sin que la información molecular óptica se vea alterada por pérdidas de matiz de color u otros problemas, lo que abre la posibilidad de ser usada en muchos ámbitos donde se quiere emplear un almacenamiento molecular. Según explican, han logrado que el sistema alcance una densidad de área de 271,5 bytes por milímetro cuadrado, con una velocidad de lectura que supera a cualquier otro sistema de almacenamiento molecular, alcanzando 469 bits por segundo. Y la velocidad de escritura que han logrado mediante un sistema de inyección de tinta es de 128 bits por segundo, características que pueden resultar interesantes para la industria.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Western Digital