Opciones de migración entre nubes

  • Noticias y Actualidad

cloud nube

El uso del almacenamiento y la copia de seguridad en la nube se expande rápidamente, a medida que las organizaciones trasladan sus datos a servicios cloud para reducir la carga de TI local. Pero sus necesidades cambian constantemente, por lo que muchas veces necesitan migrar sus datos a una nube diferente, un proceso que se puede realizar de cuatro formas diferentes.

Según investigaciones recientes, el 80% de las empresas ya utiliza servicios de almacenamiento en la nube, y están migrando cada vez más datos y servicios asociados a los servicios que ofrecen los proveedores cloud. Pero sus necesidades cambian constantemente, por variaciones en la escala del almacenamiento o nuevas necesidades en campos como la copia de seguridad o la recuperación ante desastres, y sus proveedores no siempre ofrecen soluciones a su medida. Por ello, muchas organizaciones se plantean trasladar sus datos a otra nube, un proceso puede ser complicado.

Los expertos de DCIG han publicado un artículo en el que explican que existen cuatro opciones principales a considerar a la hora de cambiar de proveedor de almacenamiento en la nube, ya que las motivaciones pueden ser muy diferentes. Entre ellas están el rendimiento, el costo, la facilidad de administración, el número de niveles de almacenamiento o la complejidad en diferentes aspectos.

Como explica Jerome M. Wendt, presidente y fundador de DCIG, cualquiera de estos motivos puede propiciar un cambio de proveedor, y destaca cuatro opciones a la hora de abordar este proceso, cuya elección depende de que la organización comprenda los beneficios e inconvenientes que le ofrece cada una en su caso concreto.

Migración de datos basada en Internet

La migración basada en Internet implica trasladar los datos directamente de una nube a otra. Durante este proceso los datos se mueven manteniendo un mínimo o ningún volumen de datos en local, utilizando la conexión a Internet de la organización para llevar a cabo la migración. Se trata de una opción sencilla, similar al proceso de cortar y pegar, pero como ocurre en los ordenadores, presenta riesgos de pérdida de datos si se produce una interrupción.

Traslado directo de datos entre nubes

Esta segunda opción es similar a la anterior, pero se basa en una conexión directa entre los proveedores de la nube de origen y destino, empleando una red de área amplia (WAN) entre ambos entornos. Este es muchas veces el método más rápido para realizar la migración entre dos repositorios cloud.

Migración autohospedada

La tercera posibilidad de migración entre nubes es similar a la basada en Internet, ya que se usa esta conexión para mover los datos. Pero en este caso se divide la migración de datos en dos pasos, pasando primero por un almacenamiento de los mismo en la caché de las instalaciones locales, antes de replicarlos en la ubicación de destino. Esta opción es más lenta, pero ofrece más protección ante el supuesto de que se produzca alguna interrupción en el proceso.

Migración de datos de origen

Esta última posibilidad se basa en que la empresa no se encarga de migrar ningún dato. En lugar de ello, descargan los datos a sus propios equipos, abandonando el servicio de almacenamiento en la nube existente. Y, después, activan el nuevo servicio y trasladan los datos que quieren tener en cloud. Esto puede implicar un coste superior por el volumen de transferencia, pero también proporciona un mayor control de los datos en el proceso de migración.