Evitando el borrado de pistas en los discos duros de alta densidad

  • Noticias y Actualidad

Disco duro 2 genérica

Al grabar datos en los nuevos discos duros de alta capacidad, como HAMR, se corre el riesgo de borrar las pistas adyacentes, lo que limita la capacidad para aumentar la densidad de datos. Pero un equipo de investigadores norteamericanos ha realizado un estudio sobre este efecto para determinar los límites de la tecnología actual, en el que revelan distintos caminos que permitirán seguir evolucionando en el futuro.

Las tecnologías de grabación magnética como HAMR logran incrementar la densidad de datos mediante una reducción de los “puntos” en los que se registran los datos. Esto, a su vez, permite grabar en pistas más estrechas y juntas, lo que resulta en un aumento de densidad de almacenamiento. Pero, a medida que estas pistas se van aproximando para incrementar la capacidad de los discos, el campo magnético que graba los datos transversalmente en una pista va afectando a las adyacentes, pudiendo incluso borrar la información que hay en ella.

Se trata del fenómeno denominado Borrado de Pistas Adyacentes (ATE), que impide seguir miniaturizando tecnologías como la grabación magnética asistida por calor (HAMR) o por microondas (MAMR), que la industria está utilizando en los HDD de nueva generación. Para solucionar este problema los expertos trabajan en formas de reducir el efecto, y para ello un equipo de investigadores de la Universidad de Minnesota ha realizado un estudio en profundidad sobre este fenómeno.

Sus resultados se han publicado en un artículo en la revista IEEE Transactions on Magnetics, donde los investigadores explican que su investigación sobre el efecto ATE en diferentes discos duros HAMR ha arrojado resultados reveladores. Por ejemplo, que los medios compuestos acoplados por intercambio térmico (ECC) pueden ser más susceptibles de sufrir el borrado de pistas adyacentes, en comparación con los medios basados en compuestos de FePt de una sola capa de espesor equivalente.

Pero, a su vez, el efecto ATE en los soportes magnéticos de FePt no se ve incrementado ni reducido por cambios como un ángulo diferente en el cabezal magnético, algo que sí ocurre en los medios ECC cuando se varía ligeramente este ángulo. Así, al colocarlo en un ángulo de 30 grados sobre soportes ECC se logra una mejor relación de señal ruido, mejorando su precisión y reduciendo el borrado de pistas adyacentes.

Por otra parte, en los soportes de FePt se puede reducir el ATE mediante la introducción de un acoplamiento de intercambio granular finito, lo que mejora el rendimiento de escritura. Además, los estos investigadores han calculado rigurosamente la constante de desintegración térmica que sirve para evaluar el rendimiento de la grabación mediante láser pulsado. Y, finalmente, han establecido una hipótesis que ayuda a explicar la presencia de ATE en diferentes medios HAMR, lo que ayudará a aumentar la densidad de almacenamiento en los futuros discos HAMR.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores NetApp y Synology