Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Nuevo método de compresión de datos en discos SSD

  • Noticias y Actualidad

SSD

Investigadores chinos han desarrollado una técnica de compresión de datos por zonas para el almacenamiento de estado sólido, con la que prometen aprovechar mejor el espacio en estas unidades. Su sistema se basa en técnicas de deduplicación para mejorar el aprovechamiento de cada parte de los chips en los SSD, reduciendo en hasta un 25% el espacio que ocupan los archivos en la unidad.

El espacio es uno de los puntos flacos de los discos de estado sólido, al menos por ahora, y la industria está constantemente en búsqueda de soluciones para ampliar la capacidad de las unidades SSD. Uno de los enfoques es aplicar técnicas de compresión de datos para reducir el espacio consumido por los archivos, a la vez que incrementar el rendimiento del sistema, un camino que están investigando diferentes instituciones académicas y empresas del sector.

Recientemente, un equipo de investigadores de la Universidad Politécnica del Noroeste de China ha publicado un artículo en la revista Symetry Open Access Journal, en el que detallan su trabajo en el campo de la compresión de datos en discos SSD. En su investigación describen un sistema que permitiría tanto reducir el espacio que ocupan os archivos en los chips de memoria SSD como aumentar el rendimiento de compresión y descompresión, que es el principal problema que tiene este enfoque.

En primer lugar, los datos deben comprimirse antes de ser grabados en los chips de memoria, y en este paso los investigadores proponen usar un sistema de deduplicación de datos basado en zonas, dentro del SSD. Consiste en dividir el espacio disponible en zonas calientes y zonas frías, basado en el número de ciclos de borrado que se han efectuado en cada zona. Posteriormente, los propios datos en cada zona se dividirían en datos fríos y datos calientes, en función del número de borrados en cada punto.

Al mismo tiempo, la tabla de asignación de direcciones, responsable de proporcionar la localización de los datos se carga en la memoria caché y, finalmente, cuando se recibe una solicitud de lectura o escritura, el SSD comprime o descomprime selectivamente los datos de acuerdo con las diferentes zonas. Según comentan en su artículo, sus experimentos mediante simulación han revelado que la tasa de compresión de datos puede ser de entre el 70% y el 95%, en comparación con un SSD sin compresión. Además, la latencia de escritura se reduce entre un 5% y un 25%, lo que significaría un aumento del rendimiento muy interesante para muchas aplicaciones.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.