Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Un nuevo enfoque para el almacenamiento en ADN

  • Noticias y Actualidad

almacenamiento

Científicos e ingenieros tratan de desarrollar un sistema de almacenamiento en ADN que sea verdaderamente funcional, pero sus limitaciones hacen difícil sus aplicaciones comerciales. Ahora, un equipo de investigadores norteamericano ha propuesto una tecnología que relacionan con el antiguo sistema de tarjetas perforadas, pero aplicado a un código genético conocido.

En un reciente artículo publicado en la revista Nature Communications un amplio equipo multidisciplinar de investigadores de varias universidades estadounidenses propone un cambio de enfoque radical para el almacenamiento en ADN. Mientras que la mayor parte de tecnologías que se están investigando se basan en la síntesis de cadenas de ADN, más o menos largas, que contienen la información, su tecnología se basa en introducir modificaciones en forma de “cortes”, un ADN previamente conocido.

Este enfoque aborda no de los principales problemas que sufren otros sistemas de almacenamiento en ADN sintético, que es la muy baja velocidad de lectura y escritura de datos. Esto limita las opciones de crear un dispositivo de almacenamiento comercial basado en ADN, relegando esta tecnología a usos muy marginales. Pero el trabajo de estos investigadores propone partir de un ADN muy conocido, como es el de la bacteria Escherichia Coli, al que se le realizarían modificaciones en puntos concretos, que después pueden ser leídos fácilmente a través de una secuenciación específica de esos puntos del ADN.

Según sus creadores, esto sería similar (salvando las distancias) al viejo sistema de almacenamiento en tarjetas perforadas, donde las máquinas podían localizar los datos en posiciones concretas de una estructura predefinida. Obviamente, esta tecnología no lograría una densidad de datos tan elevada como la que se podría obtener con otras tecnologías basadas en ADN sintético, pero aun así sería infinitamente superior a la de las tecnologías de almacenamiento magnético o eléctrico actuales. Otras de las ventajas que destacan los investigadores es que se reduce la tasa de errores, tanto de lectura como de escritura.

Por ahora, proponen el uso de esta bacteria como base para su sistema, dado el extenso conocimiento de su ADN, pero cabe la posibilidad de aplicar esta técnica a otros códigos genéticos en el futuro. Sus creadores afirman que su tecnología permitiría alcanzar un rendimiento superior al de otros sistemas de almacenamiento en ADN, y cabe esperar que en un futuro próximo continuarán desarrollándola hasta lanzar un dispositivo basado en esta técnica.