Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La SNIA lanza el nuevo estándar de grabación magnética en cinta LTFS 2.5

  • Noticias y Actualidad

almacenamiento datos

Gracias a la nueva especificación LTFS 2.5, publicada por la Asociación de la Industria de Redes de Almacenamiento, la industria podrá aprovechar mejor la capacidad de los cartuchos, reduciendo el espacio dedicado a los índices del contenido. Esto, junto con la capacidad de intercambiar datos entre cartuchos diferentes, sienta las bases para el futuro de esta tecnología, que en los próximos años seguirá incrementando la capacidad hasta 300 Tb por unidad.

La Asociación de la Industria de Redes de Almacenamiento (SNIA), acaba de publicar la última versión del sistema de archivos LTFS (Sistema de Archivos de Cinta Lineal), empleada por los fabricantes de cintas magnéticas LTO, un soporte de datos que todavía tiene mucho recorrido en diferentes aplicaciones de almacenamiento secundario. La característica fundamental del sistema LTFS es que proporciona a la industria un formato estándar para grabar datos en cinta, que permite un acceso a la información similar al que se realiza en un HDD o un SSD. Además, gracias a esto es posible intercambiar datos entre diferentes soportes.

Para ello emplea un índice de contenido, que permite al sistema de lectura localizar la ubicación de los datos solicitados en el punto exacto en que se encuentran. Pero este índice generalmente ocupa mucho espacio, y con la nueva especificación LTFS 2.5 sus desarrolladores han reducido sustancialmente este espacio. El objetivo es aprovechar mucho mejor la capacidad, especialmente en los nuevos cartuchos de cinta de alta capacidad que están llegando con las nuevas generaciones de LTO.

En una entrevista reciente, Takeshi Ishimoto, copresidente del Grupo de Trabajo Técnico de LTFS en SNIA, comentó que este estándar permite grabar los datos y sus correspondientes metadatos en una misma cinta, lo que permite acceder al contenido en cualquier máquina que emplee este sistema de archivos. Además, señaló que LTFS es un formato abierto y autodescriptivo, que hace que los datos sean transportables y accesibles desde diferentes ubicaciones y sistemas operativos, haciéndolo más adecuado para el almacenamiento a largo plazo de bajo coste.

Con la revisión 2.5 SNIA ha dado un salto, introduciendo un método de índice incremental, además del índice completo heredado. En palabras de Ishimoto, este actúa como un “diario” donde solo se registran los cambios frecuentes. Y, señaló que gracias a este índice incremental se reduce el espacio de cinta que ocupan los índices, optimizando enormemente la capacidad de los cartuchos de cinta, lo que mejora el TCO. Además, afirmó que se mejora el rendimiento general del sistema, ya que se reduce el tiempo necesario para la escritura de datos.

Y esto también sirve para la grabación de grandes cantidades de archivos pequeños, como podrían ser los datos provenientes de sensores IoT, sin comprometer el rendimiento general. Según sus desarrolladores, LTFS 2.5 ha sido diseñado para ser retrocompatible, pero está pensado especialmente para el futuro del almacenamiento en cinta magnética, que se basará en menos soportes, pero de mucha más capacidad. Actualmente los cartuchos de cinta ya superan los 10 Terabytes, pero que en el futuro podrían llegar hasta los 300 Tb, y LTFS 2.5 permitirá gestionar mejor los datos en cada soporte individual.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.