Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los conflictos entre fabricantes de cinta magnética afectan al mundo cloud

  • Noticias y Actualidad

centro de datos_datacenter

Aunque los discos duros HDD y SSD parecen ser la base del almacenamiento cloud, la cinta magnética sigue siendo un medio indispensable para el almacenamiento a largo plazo de los grandes proveedores de servicios en la nube. Pero esta tecnología ha ido perdiendo fabricantes a lo largo de los años, y ahora existe un gran conflicto legal entre las dos únicas marcas que suministran estos soportes de datos.

Muchas empresas e instituciones generan enormes cantidades de datos que deben almacenarse a largo plazo, lo que está haciendo proliferar los datacenter en todo el mundo. Para el almacenamiento de propósito general se emplean normalmente discos duros HDD, cuyo mercado está cada vez más amenazado por la proliferación de los nuevos SSD. Pero de cara al archivo de datos a largo plazo, especialmente en ubicaciones secundarias, la opción que aún mantiene la hegemonía es la cinta magnética, que se puede contar en miles de millones de unidades almacenadas en centros de datos. Este formato no persigue una gran disponibilidad, sino guardar de forma segura la información para la posteridad, y también para tener una copia de respaldo de la información que no requiere una constante consulta.

Aunque no se habla mucho de ello, los principales operadores de datacenter en la nube recurren a este medio para tener una copia segura de los datos a la que recurrir en caso de que se produzca un desastre grave que afecte a sus plataformas de almacenamiento convencionales. Asimismo, los registros financieros, de salud y el conocimiento científico, recopilados por servidores de proveedores como Amazon, Microsoft o Google, por ejemplo, suelen grabarse también en cinta magnética para asegurar su continuidad. Y normalmente se realizan dos copias en este medio, una para tenerla en las propias instalaciones para poder recurrir a ella rápidamente, y otra en bóvedas seguras que garantizan su integridad a largo plazo. Por ello, se puede considerar que el crecimiento de la nube lleva asociado un aumento de la demanda de cinta magnética.

Pero el mercado de este soporte de almacenamiento ha ido perdiendo proveedores a lo largo de las últimas décadas, y en los últimos tres años han pasado de seis a solo dos: Sony y Fujifilm. Este factor afecta a la oferta disponible pero, además, estas dos compañías se encuentran inmersas en un conflicto legal desde hace años, cruzándose acusaciones y demandas por infracción de patentes de tecnología y procesos. Una de las últimas se refiere a cuestiones como la reducción del “ruido” no deseado en las cintas y la protección frente a los cambios de humedad y temperatura, y se resolverá en los tribunales el 25 de octubre. Y está pendiente otro juicio de un caso de Sony contra Fujifilm que se decidirá el próximo diciembre. Quien logre ganar estos juicios bloquearía la venta de cintas magnéticas a grandes mercados como el estadounidense, y se encontrará en una posición ventajosa que podría aprovechar para subir los precios. Esto tendría un gran impacto en los proveedores de servicios en la nube, que verían un incremento de los gastos en el almacenamiento a largo plazo. En palabras de Phil Goodwin, analista de IDC: “El estanque se está reduciendo, por lo que hay mucha lucha entre los cocodrilos por el agua restante”. Además, señala los problemas de aprovisionamiento que pueden sufrir las empresas del sector cloud si estos dos fabricantes deciden reducir su producción, y el impacto a sus presupuestos si suben los precios de este soporte.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las página de nuestro colaborador Huawei.