Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El uso de dispositivos IoT conectados elevará el volumen global de datos hasta 79,4 Zb en 2025

  • Noticias y Actualidad

datos_bola_informacion

Las últimas previsiones de IDC indican que la proliferación de los dispositivos IoT conectados tendrá un importante impacto en el volumen global de datos, que para el año 2025 podría alcanzar los 79,4 Zetabytes. Para entonces, existirán 41.600 millones de dispositivos Internet of Things conectado a la red, generando información de forma constante, en forma de datos para el consumo inmediato, pero también para ser almacenados.

El concepto de Internet of Things está trayendo grandes innovaciones tanto en el ámbito del consumo como en diferentes entornos profesionales. Los dispositivos conectados, en todas sus formas, lanzan grandes cantidades de información a las redes, que debe ser recopilada, procesada y, en muchos casos almacenada. Y la que no se guarda se usa para generar otra información, ya cocinada, alimenta las aplicaciones y servicios destinadas al usuario final.

Las ventajas que proporciona IoT en entornos profesionales y su creciente adopción por parte de los consumidores va a impulsar una nueva oleada de datos que no parará de crecer en el futuro. Por ello, los expertos de IDC, en su último informe Global DataSphere, pronostican que para el año 2025 habrá en 41.600 millones de dispositivos IoT conectados en uso, que contribuirán activamente a elevar el volumen global de datos, que ascenderá a 79,4 Zetabytes.

Un ejemplo de los dispositivos IoT conectado que más aportarán al volumen mundial de datos son las cámaras de videovigilancia de nueva generación. Estos equipos registran imágenes de alta resolución, incluso 4K, generando flujos de datos enormes que llenarán las plataformas de almacenamiento de datos con información que debe almacenarse durante un tiempo, por motivos de seguridad.

Existen otras categorías de dispositivos IoT que contribuirán mucho al cr4ecimiento global de datos, como los dispositivos de uso personal o las nuevas tecnologías IoT aplicadas a la industria 4.0, las administraciones públicas o la sanidad. En general, IDC prevé que los datos generados por dispositivos IoT crecerán a una CAGR del 28,7% entre 2018 y 2025, especialmente en estas categorías, aunque cada año surgen nuevas disrupciones en el campo de Internet of Things, que pueden contribuir a incrementar el volumen global de datos.

Como señaló Carrie MacGillivan, vicepresidenta del grupo de IoT, 5G y Movilidad en IDC, “A medida que el mercado continúa madurando, IoT se convierte cada vez más en el tejido que permite el intercambio de información de objetos, personas y procesos. Los datos se convierten en el denominador común, ya que se capturan, procesan y utilizan desde los bordes más cercanos y más lejanos de la red, creando valor para las industrias, los gobiernos y las vidas de las personas. Comprender el volumen de datos creados a partir de la gran cantidad de dispositivos conectados permite a las organizaciones y proveedores crear soluciones que puedan escalar en este acelerado mercado de IoT basado en datos”.

Por su parte, David Reinsel, vicepresidente senior de Global DataSphere de IDC, destacó cómo la sociedad está en un camino hacia la completa digitalización, y el resultado es este enorme crecimiento de los datos. Con un mundo cada vez más sensorizado, surgen nuevas fuentes de información que debe ser capturada, comprendida y utilizada para proporcionar inteligencia y servicios de todo tipo. Y señaló que las tecnologías IoT se van a convertir en una parte indispensable y omnipresente del ecosistema digital.

Añadió que “Sin embargo, con cada nueva conexión viene la responsabilidad de navegar y administrar nuevas vulnerabilidades de seguridad y problemas de privacidad. Las empresas deben abordar estos riesgos de datos a medida que avanzan en nuevos niveles de eficiencia y experiencia del cliente”.

Los sectores en los que IDC prevé un crecimiento más acelerado son el industrial y el automotriz, especialmente este último, que va a vivir una gran revolución con los coches conectados y, más adelante, con los vehículos de conducción autónoma, que generarán grandes volúmenes de información, que deberá ser recogida y procesada en tiempo real, para generar nueva información en base a estos datos, que se materializará en instrucciones y órdenes que gobernarán los coches sin conductor.

Por otro lado, la adopción de dispositivos conectados en el hogar va a aumentar de forma drástica en los próximos cinco años, así como otros dispositivos inteligentes de uso portátil, que las personas utilizarán de forma constante, generando datos que contribuirán mucho al volumen global de información digital. Todo ello tendrá unas implicaciones importantes en todo el ecosistema digital, y muy especialmente en las plataformas de almacenamiento, que vivirán un proceso de escalado sin precedentes en los próximos años.

Pero también cobrarán más importancia, si cabe, aspectos como la protección de la información, un factor clave para el éxito de la digitalización y para la seguridad de las empresas, los gobiernos, y la vida digital de las personas. Asimismo, el impacto en las redes de datos globales será muy importante, y en los próximos años el crecimiento y la evolución tecnológica de los tejidos de red en todo el mundo va a ser algo nunca visto desde la creación de Internet. Los requisitos de velocidad y baja latencia en constante aumento llevarán a las empresas a invertir grandes recursos para incrementar su capacidad y su presencia en las principales regiones del globo.

IDC ha hecho una mención especial a los metadatos generados desde plataformas IoT, que tendrán un papel fundamental en el crecimiento de los datos en todo el mundo, y que a su vez serán el motor de la inteligencia que gobernará las arquitecturas digitales y los servicios basados en Internet of Things. Porque, aunque no suponen un incremento sustancial del tamaño de los datos generados por IoT, sí se emplean para alimentar las aplicaciones con un contexto que permite alcanzar mayor grado de inteligencia, lo que a su vez genera nueva información útil para las aplicaciones y servicios, así como para el registro histórico.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.