Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Reino Unido critica la política energética de la UE para los centros de datos

  • Noticias y Actualidad

Comisión Europea

La Unión Europea está elaborando la futura regulación que permitirá aumentar la eficiencia energética del ecosistema tecnológico de la región, incluyendo los centros de datos. Pero, según una importante organización del sector en el Reino Unido, las propuestas actuales se basan en una visión limitada, que podría derivar en un aumento general del consumo eléctrico y perjudicar a las empresas implicadas.

La Comisión Europea está elaborando la nueva Directiva EcoDesign, con la que pretenden reducir el consumo energético de los dispositivos electrónicos en general. Para estratificar las diferentes áreas de aplicación de esta futura normativa ha clasificado los diferentes tipos de dispositivos en “lotes”, asignando el lote 9 a la categoría de servidores y equipos de almacenamiento. En este proceso se están presentando propuestas de todo tipo para cada lote, tratando de hallar las mejores formas de alcanzar una mayor eficiencia energética para reducir el creciente consumo de energía que genera la tecnología. Esta nueva normativa requiere un profundo análisis para entender adecuadamente las necesidades de todos los sectores que se verán afectados, y en de los centros de datos se están produciendo importantes discrepancias. Como ejemplo, el Consejo de Operadores de Centros de Datos del Reino Unido, perteneciente a la asociación comercial techUK, se muestra muy crítico con las propuestas realizadas hasta ahora para mejorar la eficiencia energética de los dispositivos del lote 9. Concretamente, afirma que no se han estudiado debidamente las condiciones propias de estas infraestructuras, y que la adopción de estas medidas puede ser perjudicial para la eficiencia de los servidores y para la competitividad de los centros de datos europeos.

Las ideas que se han planteado hasta el momento buscan la mejora de la eficiencia energética de los datacenter, como exige la directiva, pero se basan en limitar el consumo de los servidores que se encuentren en modo inactivo, cuando supuestamente el hardware no está haciendo ningún trabajo útil. Este Consejo valora positivamente los esfuerzos para mejorar la eficiencia de las instalaciones de centros de datos, pero opina que estas ideas penalizarían a las máquinas más potentes, que consumen más energía, tanto si están paradas como si se encuentran en funcionamiento. Afirman que estos equipos no deberían ser juzgados por su eficiencia cuando están en modo inactivo, y que si se materializan las medidas recogidas en estas propuestas hasta el 75% de los servidores disponibles podrían verse perjudicados. En un comunicado, los representantes de este Consejo han dicho: “En vista de estos hechos, el Consejo de Operadores de Centros de Datos del Reino Unido solicita que la Comisión retire sus propuestas del Lote 9 sobre límites de energía inactiva o que proporcione evidencia auditable para corroborarlas”.

Además, esta organización ha advertido de que, lejos de mejorar la eficiencia energética de los centros de datos, la aplicación de esta directiva a los servidores podría aumentar el consumo general de las instalaciones e incrementar las emisiones de carbono generadas por los datacenter. En palabras de Susanne Baker, Directora de programa, medio ambiente y cumplimiento de techUK: “Los servidores han mejorado su rendimiento y son más eficientes cuando están operativos; la contrapartida es un ligero incremento en la energía que consumen estando inactivos. En general, esto resulta en una reducción de energía. Medir la eficiencia de los servidores usando sólo indicadores de potencia inactiva llevará a prohibir el uso de los servidores más eficientes en toda la Unión Europea”. Por su parte, Emma Fryer, Directora Asociada de Centros de Datos de techUK dijo: “La mejor forma de reducir el uso improductivo de energía es aumentar la utilización a través de la consolidación y la virtualización”. Además, apuntó a que la directiva perjudicaría especialmente a los proveedores de colocación, cuyo modelo de negocio obliga a desplegar un gran número de servidores de baja potencia en vez de un número menor de equipos más potentes. Dado que el mercado de colocación se basa en gran medida en ofrecer espacio, esta penalización repercutiría en facturas más elevadas para los clientes, lo que podría forzarles a reubicar su infraestructura en mercados exteriores a la Unión Europea.

Además del Consejo de Operadores de Centros de Datos del Reino Unido, otras muchas organizaciones y empresas se muestran críticas con el camino que está tomando la elaboración de esta directiva, como Dell EMC, HPE e IBM. Y muchos expertos del sector opinan que atacar la eficiencia energética de los centros de datos sólo desde el punto de vista del consumo en inactividad constituye una visión limitada, y casi con total seguridad agravará los mismos problemas que pretende solucionar. Para entender adecuadamente cómo funciona el consumo energético de un centro de datos hay que tener visión de conjunto y analizar todo el ciclo de funcionamiento de las máquinas presentes en un centro de datos, y no centrarse en un único parámetro aislado, como es el consumo de los servidores cuando se encuentran “en modo inactivo”.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores: NetApp y Huawei.