Estados Unidos bloquea el comercio con el principal fabricante chino de servidores

  • Noticias y Actualidad

Joe Biden

La administración Biden acaba de anunciar nuevas prohibiciones para comerciar con varios fabricantes chinos, entre ellos el proveedor de los servidores Inspur, que tiene mucho peso a nivel mundial. Esto podría tener un gran impacto en el mercado global de proveedores de equipos para centros de datos, que EEUU justifica de nuevo en base al riesgo para la seguridad nacional.

Los centros de datos se alimentan de proveedores de servidores y otros equipos que provienen de varios países, entre ellos China, que alberga a muchos fabricantes nacionales y extranjeros de todo tipo de equipos, desde chips a servidores. Mientras tanto, Estados Unidos lleva varios años tratando de minar el progreso de la industria tecnológica china, lanzando prohibiciones al comercio de sus empresas y entidades con los clientes de China, e imponiendo aranceles a los productos manufacturados en el país.

Esta política comercial lleva años impactando en mercados tecnológicos clave, como el de servidores, que depende en gran medida de los fabricantes chinos, y ahora la administración Biden ha decidido continuar con la política de su predecesor. Esta misma semana ha anunciado nuevas prohibiciones de comerciar con otras 59 empresas del país asiático, entre ellas el proveedor de servidores Inspur, que ocupa la tercera posición en el mercado mundial. Especialmente en el segmento de clientes de centros de datos, entre ellos los afincados en Estados Unidos.

Esta nueva prohibición se suma a otras que tratan de lastrar el avance de la industria China, y enrarece el clima en el mercado mundial, ya que la influencia de Estados Unidos se extiende a algunos de sus socios más importantes del mundo. En su comunicado, el presidente Biden ha dicho que “encuentro que el uso de tecnología de vigilancia china fuera de la República Popular China y el desarrollo o uso de tecnología de vigilancia china para facilitar la represión o abusos graves a los derechos humanos constituyen amenazas inusuales y extraordinarias”.

Y afirma que esto tiene graves implicaciones para Estados Unidos, especialmente en lo que se refiere a la seguridad nacional, la política exterior y a la economía del país. Este es el motivo por el que, en sus palabras, amplía “el alcance de la emergencia nacional declarada en la Orden Ejecutiva 13959 para abordar esas amenazas”. Esto supone que Estados Unidos seguirá la trayectoria marcada por la administración anterior, cuyas consecuencias se extenderán geográficamente, alterando la situación actual de un mercado en el que China está cogiendo fuerza.

Esto es lo mismo que ha sucedido en otros ámbitos como el de las telecomunicaciones, con las restricciones impuestas al comercio con gigantes tecnológicos como Huawei o ZTE, o el de los semiconductores, con SMIC en la lista negra. Por ello, los expertos esperan que esta política siga ampliando sus ámbitos de aplicación, sobre todo, teniendo en cuenta que están surgiendo empresas chinas con productos modernos y competitivos en mercados como el de la memoria de estado sólido. Así, estas nuevas prohibiciones podrían ser solo la punta del iceberg de una política cada vez más restrictiva con los proveedores chinos de tecnologías para centros de datos y para equipos informáticos en general, algo que tendrá un impacto considerable en numerosos mercados tecnológicos, afectando también a importantes empresas norteamericanas que tiene como clientes a estas firmas.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecologías son las más adecuadas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores NetApp y Synology