Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El almacenamiento HPC esconde costos ocultos

  • Noticias y Actualidad

Supercomputacion-covid

Esta es una de las principales conclusiones de un reciente estudio sobre los sistemas de almacenamiento destinados a la computación de alto rendimiento (HPC). En esta investigación, los expertos destacan que las empresas que adoptan estas tecnologías se enfrentan a ciertos problemas que generan costes imprevistos y que impactan en la productividad.

Cada vez más empresas ponen sus miras en las ventajas que proporcionan las nuevas formas de computación de alto rendimiento. Las plataformas HPC se han convertido en las infraestructuras ideales para soportar las exigencias de tecnologías de vanguardia como la inteligencia artificial, la analítica en tiempo real, la simulación digital y otras aplicaciones de máximo rendimiento y de alto consumo de datos. Para que esto sea una realidad es imprescindible contar con un almacenamiento de datos a la altura de este nivel de exigencia, por lo que muchas empresas están apostando cada vez más por almacenamiento específicamente concebido para HPC.

Un reciente estudio revela que las empresas están apostando cada vez más por este formato de almacenamiento, pero a su vez están enfrentando una serie problemas y de costos ocultos vinculados al almacenamiento HPC. Esta investigación, realizada por Hyperion Research y Panasas, muestra que aproximadamente la mitad de clientes de almacenamiento HPC están sufriendo fallas en los sistemas, al menos, una vez al mes.

Además, sus responsables muestran que a la hora de apostar por el almacenamiento HPC hay variables que se pueden predecir fácilmente, como el rendimiento que se obtendrá y el coste de adquisición, pero muchas veces no se tiene en cuenta como es debido la importancia del TCO. Porque en unas plataformas de tanto rendimiento el coste operacional es una de las claves principales del éxito, y si no se atienden correctamente los requisitos de estos sistemas las empresas pueden experimentar pérdidas de rendimiento y, en consecuencia, económicas.

Esto se debe a que las empresas no tienen una comprensión tan profunda del almacenamiento HPC como de otros sistemas de archivo de datos, con los que han trabajado tradicionalmente. En el caso de HPC, el elevado rendimiento de los equipos genera un mayor desgaste y un coste energético superior, entre otras cosas, y estas dos variables deben tenerse en cuenta para garantizar el suministro y el mantenimiento de las máquinas.

Según la encuesta de Hyperion Research, el principal criterio de los clientes a la hora de adquirir almacenamiento destinado a HPC es el rendimiento, pero están teniendo en cuenta cada vez más el costo total de propiedad como segundo punto a tener en cuenta, por encima del coste de adquisición. Esto se está produciendo principalmente entre las empresas que han ido adquiriendo más experiencia en almacenamiento HPC, tras sufrir problemas derivados del desconocimiento inicial acerca de estas infraestructuras.

Más allá de los problemas que están surgiendo, el estudio revela que el almacenamiento HPC está encontrando nuevo público objetivo en industrias que hasta ahora no contaban con esta tecnología. Esto s debe a que la computación de alto rendimiento permite a las empresas acelerar muchos procesos, por ejemplo el desarrollo de proyectos, el diseño de nuevos productos o las aplicaciones que trabajan con datos en tiempo real. Además, los investigadores señalan la necesidad de muchas empresas de mantener los datos almacenados durante períodos más prolongados, por ejemplo los diseños de productos como los automóviles y otras máquinas, los datos financieros o climáticos, que no solo se utilizan a corto plazo, sino que tienen un recorrido cada vez más largo, para obtener inteligencia y mejores predicciones.

En cuanto al TCO de las plataformas de almacenamiento HPC, los expertos destacan tres campos fundamentales que los usuarios de estas tecnologías deben tener en cuenta para predecir mejor los costes y cómo deben enfrentarse a ellos para no sufrir interrupciones y otros problemas. El primero es el capital humano de la organización, que debe tener la cualificación necesaria tanto para el trabajo diario que realiza la organización, pero que también debe seguir formándose para adaptarse de forma proactiva a las futuras necesidades tecnológicas en su trabajo.

Porque los expertos reconocen que el reclutamiento externo no es la única ni la mejor forma de cubrir estas necesidades, ya que generalmente muchos de los trabajadores existentes pueden ser formados dentro de la empresa para obtener más valor, fomentando una cultura corporativa inclusiva y que fomente la proyección de los empleados.  Esto no es tarea fácil, pero se vincula cada vez más con la competitividad y la resiliencia de la propia organización en los peores momentos.

El segundo aspecto a considerar en cuanto al TCO es la productividad, ya que las plataformas HPC están concebidas precisamente para aportar la mayor productividad a los usuarios, como son científicos, analistas e ingenieros. Esto supone que el mantenimiento de los equipos y su actualización deben estar al día siempre, para evitar fallos y problemas. Asimismo, las infraestructuras vinculadas a HPC, como el almacenamiento, deben diseñarse y mejorarse en el tiempo para evitar los cuellos de botella, tratando en lo posible de renovar las viejas infraestructura para sostener el ritmo de mejora de rendimiento que exigen los usuarios.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.

Finalmente, los expertos destacan el campo de las operaciones como la tercera área a tener en cuenta para evaluar correctamente el TCO del almacenamiento HPC. Porque en muchos casos cuando una empresa invierte en computación de alto rendimiento lo hace con un objetivo principal, pero sus capacidades no pasan desapercibidas y se quieren aprovechar para otros proyectos y departamentos, y para ampliar la base de usuarios. Esto puede afectar negativamente al rendimiento y generar problemas, por lo que se debe tener muy en cuenta los posibles usos futuros de los sistemas de almacenamiento HPC para anticipar los costes de escalado de capacidad, rendimiento y acceso a datos y capacidad de computación.