Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Datos IoT en peligro

  • Noticias y Actualidad

ciberseguridad IoT

El avance de las tecnologías de dispositivos conectados IoT en nuevas industrias trae consigo nuevos riesgos para la protección de la información confidencial. Un buen ejemplo son los nuevos aparatos IoT para la industria médica, que están ayudando mucho al personal sanitario y a las autoridades, pero que ya se están enfrentando a los primeros casos de robo de datos personales.

Las tecnologías basadas en IoT están proliferando en nuevas industrias, como es el caso de la de atención médica, con dispositivos que recogen datos de los pacientes y los envían a aplicaciones y plataformas diversas. Este avance está proporcionando una ayuda invaluable a los profesionales de la atención sanitaria, que pueden monitorizar a pacientes a distancia y contar con la información en todo momento y a tiempo real, sin necesidad de intervenir ellos mismos en muchas de las pruebas rutinarias.

Pero esto conlleva una serie de riesgos ocultos, ya que los datos pueden acabar en “malas manos”, ya sea por acción de un ciberdelincuente malintencionado que lo busque expresamente, o por errores en la manipulación de las plataformas IoT que gestionan la información de los dispositivos. Esto se debe a que muchas veces el personal a cargo no cuenta con la información ni la formación suficiente como para seguir unas pautas de buenas prácticas que permitan garantizar la seguridad de los datos confidenciales de sus pacientes.

Pero, además, ya se ha dado el caso de dispositivos IoT que, de fábrica, recopilan la información con el fin de hacerla pública, como es el caso de un termómetro utilizado para detectar posibles brotes de COVID-19. Esto parece lógico en el contexto actual, pero abre las puertas a un uso malintencionado de una información tan sensible como es la de la salud de las personas. Aunque más allá de los aparatos como este, que se usa con el consentimiento de las personas, el mayor peligro es la falta de seguridad o los riesgos cibernéticos de las plataformas que recopilan datos a través de tecnologías IoT.

Porque la superficie de ataque de una red IoT es enorme, abarcando todos los dispositivos que forman parte de la red, y un ciberdelincuente puede tratar de acceder a ella desde cualquiera de estos puntos, poniendo en riesgo los datos que almacenan y transmiten los demás. Debido a ello, tanto los fabricantes de dispositivos IoT como los responsables de las plataformas que gestionan sus datos están trabajando intensamente para garantizar la mayor inviolabilidad de datos posible en sus infraestructuras, algo fundamental si se tiene en cuenta dónde van a usarse estas tecnologías.

Porque en un futuro muy cercano IoT estará presente en las ciudades, los centros de atención sanitaria, en los sistemas de transporte público y privado o en los comercios minoristas. Y no hay que olvidar los móviles y wearables acabarán interactuando con estas redes de dispositivos, lo que generará un riesgo adicional que debe abordarse cuanto antes. Para ello, los expertos señalan que se debe incentivar la colaboración entre todos los agentes económicos, políticos y sociales que tienen que ver la realidad digital que se está gestando en los últimos años, donde IoT estará presente, ya sea en la forma actual o en otras más modernas que surgirán en el futuro.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador HPE.