Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

2019 será el año de NVMe

  • Noticias y Actualidad

centro de datos

El desarrollo del protocolo e interfaz de comunicaciones NVMe está llegando a un punto de inflexión a finales a 2018, y los expertos opinan que en 2019 se expandirá con fuerza, gracias a los nuevos dispositivos de almacenamiento de estados sólido. Pero también a la ampliación de las capacidades de la especificación NVMe-oF, que permitirá implementar el acceso a los datos de alta velocidad en redes más amplias.

NVMe proporciona una vía de comunicación casi directa entre el procesador y la memoria de almacenamiento, a través del Bus PCI Express. Esto evita los pasos intermedios que se emplean tradicionalmente en los discos duros mecánicos y los SSD conectados por interfaz SATA. Con estas características, y un desarrollo que se ajusta más a la evolución de los procesadores, este estándar está destinado a sustituir a medio plazo al almacenamiento tradicional basado en discos duros HDD, y los fabricantes y clientes ya están sacando partido de estas mejoras para el almacenamiento flash.

En general, este ha sido un buen año para la tecnología NVMe, en el que se han realizado grandes avances desde el punto de vista de los fabricantes de almacenamiento, y también para la expansión de las ventajas de este protocolo a las redes de datos existentes en los datacenter. Por un lado, durante 2018 han salido al mercado nuevos discos duros de estados sólido diseñados para la conexión mediante esta interfaz, y un buen número de plataformas de almacenamiento de alta velocidad basadas en NVMe. Por otro, se ha desarrollado y mejorado la especificación NVMe-oF, habilitándola para funcionar sobre las estructuras de red basadas en Ethernet y Fibre Channel, lo que permite trasladar esta agilidad en el acceso a los datos a través de la red de un datacenter.

Y de cara a 2019 las previsiones del mercado son bastante positivas. Por un lado, se conseguirán mejoras con el lanzamiento de la nueva especificación NVMe 1.4, que permitirá aumentar el rendimiento, entre otras cosas. Por otro, de cara a final de este año estará disponible la nueva especificación NVMe-oF 1.1, que podrá utilizarse en más tejidos de red y permitirá emplear este estándar en las comunicaciones TCP, lo que abrirá un nuevo mundo de posibilidades en los centros de datos y las empresas. Además, se lanzará la nueva versión de la Interfaz de Administración NVM Express (NVMe-MI), que permitirá trasladar la administración del SSD al almacenamiento al host y mejorar el rendimiento de los dispositivos de almacenamiento, entre otras cosas.

Con esta perspectiva, los expertos vaticinan que el año que viene se verán nuevos productos basados en NVMe, tanto para el entorno empresarial y los centros de datos como para los ordenadores personales, especialmente los de empresa y las estaciones de trabajo. Y que se producirá una importante expansión de las redes de datos basadas en NVMe-oF, alcanzando un nuevo nivel de rendimiento en el acceso a la información en los centros de datos y en las redes empresariales.

Mas información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las página de nuestro colaborador Huawei.